DESDE LOS CANTONES. Comienza el Xacobeo “2021” y cobra actualidad el “Camino de Santiago”; definidor de los valores de la civilización occidental. Por Celso Ferreiro

Con la ceremonia de la Traslación del Apóstol y la apertura de la Puerta Santa, hemos entrado en el Xacobeo 2021 y se alcanza su vigencia el Camino de Santiago, ruta de peregrinación que define los valores de la civilización occidental. La relevancia del Año Santo Compostelano es eclesial y ecuménica, encierra el Año de la “gran perdonanza”, que no puede desvirtuarse con atracciones gentiles, ni con ideologías poco aconsejables.

La catedral, y su incomparable Pórtico de la Gloria, lucirán el mayor esplendor, en tanto la ruta xocobea se animará con los millones de peregrinos, ávidos de presentar sus ofrendas ante el Hijo del Trueno. Verán “volar” por las naves de la Basílica el popularísimo y gigantesco “botafumeiro” pieza artística que data de 1851, rehabilitada hace pocos años por el taller madrileño de Luis Molina Acedo.

Curiosamente, de Santiago desaparecieron los grandes plateros y orfebres, que trabajaban la plata y el azabache desde tiempo inmemorial.

Hace años, sacaban sus obras a la calle con sus aparadores llenos de medallas, candelabros, símbolos jacobeos, aguamaniles, platos con relieves gordónicos. (Gordoma: divinidades griegas que tenían el poder al poner en piedra a quienes las miraban), etc. hasta las mismas puertas de la Catedral, conocido hoy como de las Platerías. El trabajo de la plata es anterior al Virreinato. Los indios de las misiones jesuiticas la laminaban para preparar marcos, espejos y candelabros, etc. La plata de Potosí era las más codiciada, tanto, que el virrey de Toledo (Perú) dispuso que los joyeros, de oro y plata, se agrupasen para estar mejor custodiadas por la autoridad.

En la actualidad, la plata goza de menos popularidad; solo la orfebrería religiosa salva con dignidad su valor artístico.

Arfe, autor de la custodia de la Catedral de Toledo (España), la considera como la mayor y mejor pieza de plata que se conoce

OTROSIDIGO

En La Coruña, existe un museo de Arte Sacro en la Colegiata, creado por el celo de su entonces abad, D. Rafael Taboada, en el que se exhiben obras de los mejores artistas de los siglos XVII al XIX, catalogadas y documentadas.

Destaca una custodia sobredorada de Augsburgo (1695) en la que se lee “María Anna Palatina Regina Hispaniarum (1695)”.

Hay también cálices, navetas, porta-peces, cruces de altar y procesiones, portavíaticos, sacras, veneras, cetros y varas de sochantre, etc. También un incensario, de menor tamaño que el compostelano, que no necesita “tiraboleiros”

ANÉCDOTA

Valle Inclán dejó para la reflexión esta jaculatoria; “La redención de los humildes, hemos de hacerla los nacidos con ímpetu de señores, cuando se haga luz en nuestras conciencias”. Jaculatoria de su vida, disfrazado de altivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.