La COVID-19 ya estaba en Italia antes de lo que aseguran los registros oficiales

Una nueva investigación agrega peso a la posibilidad de que el coronavirus haya comenzado a circular en Italia antes de su primera infección registrada oficialmente

En los últimos hallazgos, un equipo de investigadores de la Universidad de Milán encontró evidencia de anticuerpos del nuevo coronavirus de un niño italiano de cuatro años que estaba enfermo a fines de noviembre de 2019.

El niño, que no tenía antecedentes de viajes, tuvo tos y rinitis el 21 de noviembre de 2019 y fue llevado al departamento de emergencias con síntomas respiratorios y vómitos. El 1 de diciembre tuvo la aparición de una erupción similar al sarampión, pero una muestra tomada al paciente finalmente dio negativo para esa enfermedad.

Un examen reciente mostró que el niño estaba infectado con el nuevo coronavirus, la misma cepa que se registró oficialmente en Wuhan, China, por primera vez en diciembre de 2019.

“Lo que muestra la investigación es que había un niño en Milán que fue infectado por el coronavirus en un momento en que nadie en Europa sabía sobre el brote”, declaró a Xinhua el director del Centro de Salud Global de la Universidad de Milán, Mario C. Raviglione.

El especialista apuntó que el hisopo recogido del niño en diciembre contenía solo un extracto del ácido ribonucleico del virus, mejor conocido como ARN. Por eso, explicó, no había suficiente información para determinar el origen del virus, aunque ponderó que los datos mostraban de manera concluyente que la cepa del virus era la misma que la variante del coronavirus encontrada en Wuhan.

“Lo único que podemos decir definitivamente es que cuando se identificó al primer paciente italiano con coronavirus en la ciudad de Codogno, en el norte de Italia, ahora parece claro que era una de las muchas personas que ya estaban infectadas en el país”, subrayó Raviglione.

La investigación agrega evidencia a otras indicaciones de que el virus pudo haber estado circulando en Europa semanas o incluso meses antes de lo que se pensaba.

En noviembre, el Instituto Nacional del Cáncer con sede en Milán reveló que encontró evidencia de anticuerpos del coronavirus en los análisis de sangre de cuatro pacientes con cáncer a principios de octubre de 2019, lo que significa que habrían sido infectados por el virus en septiembre.

El virólogo alemán Alexander Kekule ilustró recientemente que la evidencia mostraba que hubo “un brote no detectado del virus original en el norte de Italia en las primeras semanas de 2020”, días antes de que se detectara oficialmente en Italia.

Según Kekule, alrededor del 99,5 por ciento de la propagación del coronavirus por todo el mundo es una especie de la variante que muta en el norte de Italia, que es más agresiva que la variante de Wuhan.

Italia informó de su primer caso local de la COVID-19 el 21 de febrero en un pequeño pueblo cerca de Milán en la región norteña de Lombardía. Según la Universidad Johns Hopkins, el país del sur de Europa ha registrado hasta ahora más de 1,8 millones de casos confirmados y más de 60.000 muertes por el virus.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.