La Xunta lamenta que el Estado “no desarrollara un protocolo para los casos de COVID-19 a bordo de los buques”

El Ejecutivo gallego recuerda que solicitó en varias ocasiones el diseño de esta herramienta para mejorar la coordinación entre los distintos organismos implicados en la lucha contra la pandemia y que adoptó medidas por su cuenta para hacer frente a la ausencia de unas normas de actuación comunes

La secretaria general técnica de la Consellería del Mar, Silvia Cortiñas, defendió hoy en el Parlamento la labor realizada por la Xunta de Galicia desde el inicio de la alerta sanitaria por el coronavirus para dar apoyo al sector pesquero y lamentó que el Gobierno del Estado no respondiera a las reiteradas peticiones del Ejecutivo gallego para que estableciera un protocolo de actuación frente a los casos de COVID-19 registrados a bordo de los buques pesqueros.

En este sentido, la representante del Ejecutivo gallego recordó en la Comisión 8ª de Pesca y Marisqueo que la Consellería del Mar emitió desde el primer momento recomendaciones para extremar las medidas de prevención a bordo de los barcos, a la espera de las resoluciones que emitiera la administración competente en la atención sanitaria a bordo, así como instrucciones de actuación a las lonjas para mantener su actividad con garantías y contribuir al suministro de productos del mar a la ciudadanía.

La secretaria general técnica también lamentó la falta de claridad y respuesta en relación con las consultas hechas sobre la realización de test a los tripulantes de los buques de manera previa al embarque dado que había empresas armadoras interesadas en hacerlos por su cuenta. No obstante, la petición de la Xunta no fue atendida por el Gobierno central, que se limitó a remitir a la normativa que regulaba la disposición y uso de test, sin clarificar las dudas existentes al respecto de su aplicación.

Ante esta situación, el Ejecutivo gallego adoptó varias medidas para garantizar la seguridad de la flota. Entre ellas, la realización de test a las tripulaciones de los barcos gallegos que participaban en mayo en la campaña de la anchoa y por la que más de 400 tripulantes de 40 barcos pudieron testar la presencia del virus gracias al apoyo de las cofradías vascas y cántabras y a los servicios de salud vasco y cántabro, que actuaron por mediación del Servicio Gallego de Salud (Sergas).

Silvia Cortiñas también recordó que la Consellería del Mar y el Sergas firmaron en junio un convenio con el Instituto Social de la Mariña (ISM) por lo que la comunidad facilitaría al organismo estatal los test serológicos para ser realizados a los tripulantes que hacen mareas largas y formaría a los médicos del ISM para su realización. Galicia ya entregó más de 2.500 test al ente dependiente del Gobierno central -que es lo que tiene competencias para hacerlos- y formó a su personal pero la realización de pruebas diagnósticas, lamentó, es escasa.

En cuanto al protocolo de actuación específico para los casos de posibles enfermos de coronavirus a bordo de los buques, Galicia pidió en varias ocasiones al Estado su elaboración con el objetivo de distribuir las funciones en ese protocolo en virtud de las competencias y capacidades de cada departamento y clarificar la actuación tanto mientras el buque estuviera en el mar como durante el traslado la tierra de los tripulantes.

Con ese objetivo, incidió la secretaria general técnica, las distintas Consellerías mostraron ya en abril su disposición a facilitar la organización de estas cuestiones según el área sanitario y los hospitales de referencia así como la aportar los medios disponibles para el mantenimiento de las cuarentenas. El Ministerio de Sanidad, no obstante, descartó la posibilidad de desarrollar este protocolo alegando que esas competencias correspondían a las comunidades autónomas y la otros organismos como Sanidad Exterior.

Campaña del bonito

La directora general de Pesca, Acuicultura e Innovación Tecnológica, Mercedes Rodríguez, por su parte, analizó el desarrollo de la campaña del bonito del norte en los últimos años y lamentó que está durando alrededor de dos meses y medio, frente a los cuatro meses que solía prolongarse normalmente. Ante esta situación, la Xunta ya le trasladó a la Secretaría General de Pesca a necesidad de organizar bien la pesquera para que permita trabajar a las embarcaciones que participan en la campaña el mayor tiempo posible.

En esta línea, y dado el buen estado en el que se encuentra el recurso, Galicia también pidió al Gobierno central que defendiera en la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (Iccat) el incremento de las posibilidades de pesca para el año que viene con el objetivo de prolongar la duración de la campaña y evitar que otras especies se vean sometidas a una mayor presión pesquera.

Extracción de la mejilla

Mercedes Rodríguez también detalló las gestiones realizadas por la Consellería del Mar para mejorar la regulación sobre la extracción de mejilla en bancos naturales y explicó que hay creado un grupo de trabajo con representantes de las asociaciones de bateeiros y de las cofradías de pescadores para analizar toda la normativa y las distintas propuestas de cara a fijar una normativa a largo plazo, no solo para la presente campaña. La labor de este grupo de trabajo ya permitió emitir por primera vez una resolución que regula el horario de extracción de la mejilla y sigue trabajándose en otras cuestiones vinculadas con la extracción, como las zonas, con el objetivo de elaborar una normativa que perdure en el tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.