Save the Children pide «no criminalizar» a los menores de edad que están llegando a Canarias

Con motivo del Día Internacional del Migrante y tras las recientes tensiones y manifestaciones contra la población migrante y refugiada en las Islas Canarias, Save the Children insta a no criminalizar a estas personas, especialmente a los niños, las niñas y adolescentes

La organización recuerda que solo este año han llegado por vía marítima a las Islas Canarias más de 2.000 posibles menores de edad, muchos de ellos cerca de cumplir la mayoría de edad y sin que se esté pudiendo tramitar su documentación, lo que supone un retroceso en el acceso a sus derechos y les genera malestar emocional e incertidumbre.

“Estamos presenciando cómo la mala gestión migratoria, entre otras cuestiones, está generando rechazo y xenofobia en las comunidades locales, cuando Canarias siempre ha sido tierra de acogida. No podemos permitir que la infancia sea víctima de las tensiones y conflictos entre administraciones”, señala Catalina Perazzo, directora de Sensibilización y Políticas de Infancia de Save the Children.

La organización recuerda que en los años de mayores llegadas a Madrid, Andalucía y Cataluña también hubo campañas de criminalización del colectivo y, sin embargo, los datos y el mismo Fiscal de Sala de Menores han demostrado que no hay correlación entre el nivel de delincuencia y la apertura de centros de acogida para infancia y adolescencia migrante. Por ejemplo, en Andalucía sólo el 0,52% de los adolescentes migrantes que han sido acogidos por el sistema de protección desde 2015 ha tenido medidas judiciales de internamiento por la comisión de algún delito.

Para rebajar la presión existente en las Islas Canarias, Save the Children también considera que la gestión migratoria debe pasar a ser una cuestión estatal y no solo insular. Para ello, Save the Children se ha puesto en contacto con algunas Direcciones Generales de infancia autonómicas y ha pedido al Gobierno central un plan coordinado con todas las administraciones autonómicas y locales para poder garantizar la protección y acogida de la infancia migrante y refugiada, no sólo ante emergencias como la actual sino también en el largo plazo.

“No podemos permitir que niños y niñas permanezcan meses en espacios de emergencia temporales sabiendo el grave impacto que tiene en su desarrollo. Solo con coordinación y corresponsabilidad se puede garantizar la cohesión social en el territorio y el bienestar de estos niños, niñas y adolescentes”, añade Perazzo.

Save the Children está trabajando en Gran Canaria, proporcionando asistencia técnica a las entidades que gestionan los recursos de atención humanitaria para la acogida de la infancia migrante y refugiada y a aquellas que coordinan los dispositivos de emergencia para menores tutelados. En concreto, la organización está dando formación a profesionales de los diferentes centros para la detección de vulnerabilidades y para trabajar la gestión de emociones y conflictos, está creando grupos focales con los niños y las niñas migrantes para identificar sus principales necesidades y está repartiendo material informativo en diferentes idiomas para que los menores conozcan sus derechos y sepan que hay un servicio Helpline (ayuda telefónica) de Save the Children al que pueden acudir.

Foto portada: Trabajadora de Save the Children atendiendo a la infancia migrante en Gran Canaria. Pedro Armestre/Save the Children

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.