Un derbi es un derbi, el resto caganer. Por Gonzalo Soto

Mañana domingo se juega un derbi en Riazor, bueno, ahora estadio ABANCA Riazor. Sí, el clásico de los clásicos gallegos, aunque en esta ocasión, para escarnio de los que amamos al Deportivo, se juega en nuestro estadio contra el RC Celta B de Vigo. No hay ningún desprecio hacia el equipo B del Celta de Vigo, sino por la pena que siento que el Real Club Deportivo de La Coruña esté en la categoria B de Segunda División.

Estamos en Segunda B porque hubo demasiado ruido mediático, fanfarrias y lucha entre partidos políticos para ver cual era el que llegaba más lejos, se les acabó la sombra y es difícil medirla a plena luz del día. Todos los políticos coruñeses se sumaron al carro en declaración de intenciones y poca efectividad. El RC Deportivo de La Coruña juega la competición en Segunda B y quedamos descompuestos y descendidos. También tuvo que ver el partido jugado contra el Extremadura.

No vale lamentarse, mañana se juega un derbi, para muchos deportivistas no lo es y por consiguiente respetable su pensamiento, aunque…., incluso el entrenador, Fernando Vázquez, le resta importancia al partido. Los derbis, dijo,  “son los que juegan los equipos profesionales”. Supongo que el equipo que jugará contra el Real Club Deportivo de La Coruña, escudo y colores de las camisetas serán los mismos que los colores y escudo con los que juega el RC Celta de Vigo, por esa razón no entendería que no fuese un derbi.

Los aficionados de todos los equipos defendemos, por encima de todo, la identidad del escudo y los colores, los verdaderos valores de los Clubes. No juegan los juveniles, sino que lo hace el equipo profesional de A Coruña en competición oficial, contra el segundo equipo de Vigo, el Celta B. ¿Qué pensaríamos si el partido que se jugase fuese RC Celta contra Fabril? ¿Pensaríamos lo mismo? Es obvio que no, nos reiríamos a mandíbula batiente y comenzarían a circular los chistes en redes sociales. Toca aguantar y hacerlo deportivamente.

Los deportivistas más ortodoxos se refugian en la milonga, los derbis son los que juegan los primeros equipos, entonces lo que se juega es un “medio” derbi, solo hay un equipo cuajado de profesionales sobre el terreno de juego, aunque no lo tengan catalogado como equipo profesional. Claro que podemos pensar, aunque  los dos contendientes son equipos de Segunda B esta temporada que es un derbi descafeinado, de Segunda B, entre el filial del Celta de Vigo y los gladiadores hijos de Hércules, dos equipos referentes del fútbol gallego en la categoría, pero uno con un dispendio económico que podría servir para nutrir la mitad de los equipos de nuestra competición, que se ha permitido el lujo de fichar por “catálogo” a los mejores jugadores que circulaban por la mente del director de fútbol, Richard Barral. Hasta ahora la tabla clasificatoria le está dando la razón.

Abanca, propietaria de la mayoría de las acciones del equipo coruñés,  ha aliviado las cuentas del Deportivo, hora ya no hay que echar las cuentas de la abuela, ni buscar monedas en la faldriquera, paga Abanca y vamos.

Sigo pensando que todos los partidos que juegan Celta y Deportivo, Deportivo y Celta, sea en la categoría que sea, es un derbi. Menos cagones y más confianza en el equipo y cuerpo técnico, aunque sigo sin entender, el motivo por el cual el adiestrador intenta sacarle presión a  jugadores curtidos en mil batallas, que van a enfrentarse a “chavalitos” con hambre de triunfo.

No me gusta hacer pronósticos cabalísticos, ni tengo bola de cristal para predecir lo que puede suceder el domingo, no olvidemos, que solo se pueden dar tres resultados. Empate, victoria o derrota. Si el resultado está directamente relacionado con la inversión, la victoria por goleada está asegurada. Si al final se produce un empate, es una vergüenza, si se pierde, alguien sobra en el equipo.

Mi pasión deportivista solo me permite ser positivo, muy positivo, pero lo que se juega es fútbol y puede suceder de todo, aunque yo ya he puesto una vela a la Virgen de los Dolores en la iglesia de San Nicolás, para que mi equipo no haga el ridículo, porque este derbi “descafeinado”, como dicen algunos deportivistas, es el derbi de solteros contra casados, olvidándose de los divorciados, que no sé en que equipo juegan, aunque supongo que formarán parte del trío arbitral.

Sentidiño, el encuentro del domingo no es un partido más, ahora que se permite la entrada al Estadio, que le regalen por Navidad un noray al entrenador, para que siga amarrando al equipo, que vamos de primeros y eso es lo que realmente interesa, el fútbol que se fugue, la guerra hay que hacerla como los mancos, a “patadas”.

En este derbi solo vale ganar y ganar, aunque sea a pedradas, otro resultado sería de escándalo.

Dicen que las hemerotecas son como las armas, las carga el diablo. Si no es un derbi, invito a que se den una vuelta por la hemeroteca, o fonoteca y se podrá comprobar por qué  cuando conviene es blanco y cuando no, negro, o lo que es lo mismo, hay palabras pronunciables e impronunciables. Cuando nos conviene, perfumamos las palabras, cuando no, caganer.

FORZA Dépor

Un comentario

  • Alberto

    Caganet no significa nada. Si te refieres a la figura de los belenes de un individuo cagando, se escribe caganer. De nada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.