Una batería de medidas estructurales para el acceso a la vivienda de los consumidores

Tras la aprobación del Decreto-ley de medidas “antidesahucio”, la Asociación plantea la necesidad de profundizar en los graves problemas de los consumidores en relación a la vivienda abordando reformas de fondo complementarias a las aprobadas y dirigidas a paliar el encarecimiento de alquileres y el desorbitado precio de viviendas mínimamente dignas

Ante la subida del precio de los alquileres y las crecientes dificultades de acceso a la vivienda para los consumidores, agravadas por los efectos de la crisis sanitaria, ADICAE propone regular por ley la actualización anual del precio del alquiler en base al Índice de Precios al Consumo, vigilar el cumplimiento del carácter social de las viviendas de protección oficial y dar acceso a quienes realmente lo necesitan a las viviendas que de manera estable permanecen vacías.

De esta forma, ADICAE plantea la necesidad de no limitar la intervención en el ámbito del acceso a la vivienda a las situaciones más extremas y de carácter más coyuntural, sino incorporar una visión de fondo, estructural y de futuro a las políticas y reformas necesarias.

Dichas propuestas se encuentran contenidas en el estudio realizado por la Asociación en el que bajo el título “El acceso a la vivienda de los consumidores en España. ¿Comprar o alquilar?” se realiza un seguimiento de la relación existente entre la evolución del mercado hipotecario y el acceso a la vivienda de los consumidores.

ADICAE advierte además que dentro del mercado inmobiliario, si se distingue entre compra y alquiler, los precios a nivel de tendencia general siguen subiendo imparablemente, más en el alquiler que en la compra por las repercusiones de la situación económica. Resulta paradójico que a nivel de transacciones haya una contracción importante en el mercado hipotecario, pero no se refleje en bajada de precios. Mientras que en el mercado del alquiler, no solo no han bajado, sino que se están produciendo importantes subidas, quizá más que proporcionales a lo que sería lógico según la presión de demanda.

Al ser la juventud y en general las rentas bajas los colectivos más vulnerables y perjudicados en su acceso a la compra de la vivienda o al alquiler de la misma, la emancipación del entorno familiar se va dilatando cada vez más en el tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.