Cartas a 21noticias. El profesor sí tiene quien le escriba

“Nadie mejor que tú para saber interpretar lo que somos y representamos. Nadie mejor que tú para saber lo que simboliza este escudo y esta camiseta. Contarás con el apoyo y con la fuerza de la institución, con unos jugadores de grandísima calidad y con la afición”. Así comenzaba Fernando Vázquez una segunda vuelta al Deportivo. Haciendo frente a una apuesta tan atractiva como complicada, casi a un milagro… La de reflotar una escuadra totalmente hundida y devolverla a casa.

La gesta casi se consiguió. Los buenos resultados se tradujeron en una segunda vuelta para enmarcar.

Por estar en el lugar apropiado, en el momento equivocado, su situación pasó de la complejidad al caos. De abrazos robados a abrazos negados. Condenado por ganar sin dar espectáculo. Un invento de los sectores más vacuos de la prensa para poder juzgarlo sin profundidad. Sus éxitos eran continuamente minimizados y sus fracasos exaltados hasta límites extremos.

Fernando incomprendido e infravalorado. Todo el mundo lleva dentro un entrenador y todo el mundo sabría cómo actuar si estuviera en tu lugar. Para mí fuiste mucho más allá de pegar cuatro carreras por la banda, alinear a los que te vendieron por buenos y esperar a que todo fluyera.

Todos los trabajos en los que hay que gestionar el rendimiento individual y colectivo de un grupo son difíciles, pero cuando también te exigen resultados la tarea ya solo puede ser realizada por personas que, además de estar muy preparadas, reúnan unas condiciones óptimas para el puesto, como la empatía y la correcta gestión de los egos.

Pero el sueño del Arquitecto es la pesadilla del Ingeniero, y así fue para Fernando Vazquez cuando Richar barral, que sólo quería fabricar un castillo de cristal en el aire, impuso al Ingeniero estilos y jugadores con el único objetivo de ganarlo absolutamente todo. Necesitaban a un ingeniero que hiciera planes, se sacrificara, trabajara, llevara al éxito y convirtiera en hombres a un equipo lleno de divas.

Los despachos echan humo. Los mandamases arden en cólera. No sé si por las últimas declaraciones de Fernando o por complacer el deseo de Ruben de ir todos ON FIRE.

EL TIEMPO LO DIRÁ.

Lo que está claro es que, si hacemos caso a los resultados a día de hoy, Fernando tiene mejores números que sus antecesores y sus verdugos, que no quiso dar nombres en la despedida, pero está en la mente de todos. Al Profesor lo vistieron de blanco y azul desde la cuna, fue, es y será aglutinador de sensibilidades e ilusiones deportivistas, yuguladas por quienes, desde la cobardía, se didacaron a ponerle todo tipo de épitetos. Fernando Vázquez es un caballero con lanza en ristre, abatido por la espalda, por  auqellos que del fútbol han hecho su negocio. Fernando tiene una manera distinta de ver el fútbol en todas sus dimensiones, entre ellas, la honestidad profesional y personal.

Gracias por todo Profesor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.