La conquista de los mares a través de la tecnología

La arquitectura naval permite al ser humano utilizar el medio acuático no solamente como medio de subsistencia, sino que abre todo un universo de ocio que brilla especialmente en países como España

Es el de la anormalidad convertida en normalidad, un trampolín recurrente para sueños, y desde el matrimonio eterno que han mantenido el ser humano y el mar, muchos de ellos han tenido que ver con la conquista de Este, o el hecho de ser capaz de aprovecharlo, mimetizarse o disfrutarlo. El progreso, imparable, permite a nuestra especie sentirse cómoda en un elemento que le ha obligado a reinventarse y evolucionar constantemente, hasta domarlo como una suerte de animal salvaje a los pies de ese ingenio.

Si las torres cada vez más altas e inverosímiles simbolizan de alguna forma la conquista del espacio aéreo a través de la arquitectura, la arquitectura naval pone el conocimiento al servicio del ser humano en el medio acuático.

Si existe un país en el que el mar es a la vez medio de subsistencia económica y de ocio, es España. Palma de Mallorca o Ibiza son embajadores del ocio de calidad en todo el mundo. Recurrentes las imágenes icónicas de grandes embarcaciones de recreo en el mundo del celuloide, como en la miniserie de la BBC «The night manager» (El Infiltrado) o en la reciente película de Christopher Nolan “Tenet”. Por no hablar del lujo de la saga James Bond, más allá de los Aston Martin. Y las herramientas para ambos están supervisadas por los arquitectos navales. Trabajan en el diseño de buques y embarcaciones marítimas, pero también supervisan su construcción y mantenimiento.

Algunas empresas punteras en el sector, ofrecen servicios integrales que satisfacen las necesidades de los clientes más exigentes y de diversa índole. Así, se pueden encontrar propuestas de reformas estructurales, cálculos de arqueo, abanderamientos, nuevas construcciones, estudios de remolque, manuales del propietario, cambios de clase según la normativa nacional o escaneados en 3D para proyectos de ingeniería inversa. Todo ello, con un grupo de profesionales de primer nivel en el sector.

Sin embargo, y aunque tradicionalmente se ha relacionado cualquier avance o experimentación en el campo naval más con el arte que con la ingeniería, cabe recordar que aproximadamente el noventa por ciento del comercio mundial se realiza a través del mar. El mundo es cada vez más complejo y especializado, así que a problemas complejos, la arquitectura naval aporta soluciones, cada vez más, en forma de desafío.

Y es que, ¿Qué sería de la economía de países como Reino Unido, Grecia y su Pireo o Países Bajos y su Rotterdam sin el gigante acuático como vía? O sin ir tan lejos, ¿Qué sería de Ferrol o Cartagena sin sus astilleros? Fundados nada más y nada menos que en 1717 como arsenales militares, y que desde el 2005 se los conoce con el nombre de Navantia, y que dan trabajo a miles de personas en nuestro país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.