La mitad de los jóvenes cardiólogos españoles se sintió solo durante la pandemia de la COVID-19

El 88% de los 349 cardiólogos encuestados tuvo que prestar asistencia sanitaria directa a pacientes infectados por el SARS-CoV-2 entre marzo y julio de 2020 y al 62% de ellos no se le consultó su opinión sobre esta reasignación de funciones

La mitad de los jóvenes cardiólogos españoles se sintió solo durante la pandemia de la COVID-19. Es una de las conclusiones de una encuesta promovida por el Grupo Jóvenes Cardiólogos de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), cuyos resultados se acaban de publicar en Revista Española de Cardiología (REC), en un artículo que lleva por título “Impacto clínico, psicológico, formativo y profesional de la pandemia COVID-19 en los jóvenes cardiólogos españoles”.

La encuesta, en la que han participado un total de 349 cardiólogos de hasta 40 años de edad evidenció que uno de cada cuatro pensó en algún momento que su vida corría peligro y el 86% declaró no haberse sentido preparado psicológicamente para el suceso, pese a lo cual solo el 5% solicitó ayuda psicológica.

Las causas por las que no lo hicieron son variadas: “El 73% consideró que no la necesitaba, el 12% creía que no era de utilidad, el 12% no la solicitó por falta de tiempo y el 4%, por vergüenza”, apunta la Dra. María Thiscal López LLuva, presidenta del Grupo Jóvenes Cardiólogos de la SEC.

Protocolos de protección tardíos e insatisfacción con los EPI

La encuesta también revela que el 88% tuvo que prestar asistencia sanitaria directa a pacientes infectados por el SARS-CoV-2 entre marzo y julio de 2020, periodo al que se refiere la encuesta. “Solo al 38% de ellos se le consultó su opinión a la hora de ser reasignado en otras funciones distintas a las habituales y el 76% estuvo más de cuatro semanas atendiendo a pacientes con COVID-19”, detalla la Dra. López LLuva.

El 15% de los encuestados sufrió un contagio con un diagnóstico confirmado de infección por SARS-CoV-2. Del total de estos, el 62% eran mujeres y el 68%, residentes o becarios. La Dra. López LLuva indica que “el 35% de los contagios se produjeron entre cardiólogos clínicos, mientras que los menos afectados fueron los compañeros que se dedican a electrofisiología, con un 4% de positivos confirmados, y a hemodinámica, con un 6% de contagios”.

Y es que, más de la mitad de los encuestados considera que los protocolos fueron tardíos y solo el 20% se muestra satisfecho con los equipos de protección individual (EPI) que les entregaron.

Aspectos laborales y formativos

La pandemia ha tenido otros impactos negativos. Un 60% de los jóvenes cardiólogos españoles cobró menos durante los primeros meses de pandemia. El 28% no sufrió variación salarial y solo un 12% de los encuestados vio aumentados sus ingresos. “En muchos hospitales, los jóvenes cardiólogos dejaron de hacer guardias de especialidad para hacer “turnos COVID” con el consecuente detrimento salarial”, apunta la presidenta del Grupo Jóvenes Cardiólogos.

Además, el 17% de los encuestados perdió de forma definitiva una oportunidad laboral, la posibilidad de participar en un proyecto de investigación o una beca de formación, mientras que el 42% vio truncadas algunas de esas oportunidades de forma temporal.

La encuesta también pone de manifiesto que solo el 46% considera adecuados sus conocimientos sobre la COVID-19 y sus consecuencias. Para suplir ese déficit, acudieron como principal fuente de información a las sociedades científicas (27%) y en último lugar al Ministerio de Sanidad (9%).

Más allá de esto, el 80% cree que el impacto de esta crisis sanitaria en los residentes de cardiología de primer a cuarto año hace necesaria la modificación de su programa formativo. El 61% considera que dicho programa debería rediseñarse sin prolongar el periodo de residencia, frente al 39%, que considera que sí debería extenderse.

Grupo Jóvenes Cardiólogos SEC

El Grupo Jóvenes Cardiólogos representa a los más de 1.800 cardiólogos menores de 40 años socios de la SEC y nace para:

  • Servir de apoyo y ayuda al joven cardiólogo, detectando y gestionando su problemática particular.
  • Defender los intereses profesionales de sus miembros.
  • Promover su formación continuada (científica y no científica): elaboración de un programa formativo específico, notificación y acceso prioritario a cursos, becas y programas de formación, etc.
  • Potenciar su presencia en cursos, simposios y congresos.
  • Impulsar una red de colaboración nacional e internacional.
  • Dirigir, apoyar y promover proyectos que se lleven a cabo y/o vayan dirigidos a jóvenes cardiólogos.
  • Desarrollar acciones de voluntariado y actividades comunitarias en el campo de la salud y la enfermedad cardiovascular.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.