Los incendios forestales se vuelven a cebar con Australia

Un incendio forestal fuera de control amenaza los hogares de Perth

Los bomberos australianos dijeron que esperan luchar contra un incendio forestal fuera de control hasta bien entrada la noche del sábado, ya que el incendio amenaza vidas y hogares en la ciudad de Perth, en la costa oeste.

A los residentes se les dijo “actuar inmediatamente para sobrevivir” cuando las llamas se acercaban a las casas cerca de Oakford, a unos 35 kilómetros (22 millas) al sur del centro de la ciudad de Perth, en una advertencia de emergencia emitida por el Departamento de Bomberos y Servicios de Emergencia (DFES).

Se les dijo a los lugareños que evacuaran si el camino estaba despejado o que se refugiaran, ya que el fuego arrojó humo espeso sobre el área. Se esperaba que alrededor de 150 bomberos trabajaran durante la noche hasta el domingo para controlar el incendio de 80 a 100 hectáreas (200 a 250 acres), dijo a los medios el oficial de distrito del DFES, Russell Wells.

“Ciertamente hay algunas condiciones desafiantes por delante”, dijo Wells. Aunque se esperaba que las temperaturas descendieran durante la noche desde su máximo de 33 grados Celsius (91 Fahrenheit), se pronosticaron fuertes vientos racheados. Y los equipos esperaban temperaturas aún más altas el domingo en medio de preocupaciones de que las condiciones ventosas podrían hacer que el fuego duplicara su tamaño. “Lo que realmente estamos tratando de hacer en este momento es controlar este fuego hoy y tener una presencia realmente fuerte mañana para que no se encienda”, aseguró Wells. Se han cerrado varias carreteras y se han establecido centros de evacuación. También hubo varios otros incendios forestales en los bordes de la ciudad.

Australia Occidental se libró de la peor parte de los devastadores incendios forestales provocados por el cambio climático el verano pasado, que devastaron principalmente los dos estados más poblados del país, Nueva Gales del Sur y Victoria.

Los incendios arrasaron más de 24 millones de hectáreas (49 millones de acres) de matorrales y bosques afectados por la sequía en Australia a fines de 2019 y principios de 2020, matando a más de 30 personas y destruyendo miles de hogares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.