Medio Ambiente trató casi 70.000 kilos de residuos sanitarios de bajo riesgo durante la segunda ola de la COVID-19

En el período comprendido entre el 23 de noviembre y el 18 de diciembre gestionó un 7% más de este tipo de desechos de bajo riesgo, superando ligeramente los de la primera ola cuando se gestionaron 65.000 kg

Desde el pasado 23 noviembre y hasta el 18 de diciembre, Sogama trató en el Complejo Medioambiental de Cerceda un total de 69.800 kilos de residuos sanitarios de bajo riesgo procedentes de centros adscritos al Sergas, un 7,38% más que en la primera ola.

Esta es la segunda ocasión en la que el Servicio Gallego de Salud solicita a Sogama la prestación de este servicio, para completar y apoyar el trabajo que realizan las instalaciones encargadas expresamente del tratamiento de esta tipología de desechos (buzos, guantes, mascarillas desechables y asimilables).

La operativa dispuesta para el tratamiento de las casi 70 toneladas de desechos sanitarios de bajo riesgo fue la misma que la empleada en la primera ola, por lo que estos desechos son triturados y acondicionados para convertirlos en un combustible CDR, que es valorizado energéticamente en la planta termoeléctrica a más de 850ºC, temperatura que permite eliminar, con las máximas garantías medioambientales, patógenos y otros agentes nocivos, gracias a la puesta en marcha de una planta específica y provisional, que funciona de forma independiente a la de los urbanos, con personal específico que se rige por horarios diferentes al resto de trabajadores de la planta de Sogama, disponiendo igualmente de vestuarios y zonas de descanso independientes a fin de minimizar el riesgo de contagios.

Hace falta recordar que entre el 21 de abril y el 21 de mayo, la entidad dependen de Medio Ambiente, siguiendo las instrucciones dictadas en su momento por el Ministerio de Sanidad y el Ministerio para la Transición Ecológica, y contando con la autorización administrativa de la Dirección General de Calidad Ambiental, trató 65.000 kilos de residuos de estas características.

Sumando los dos períodos de máxima incidencia del coronavirus, Sogama eliminó 134.800 kilos de residuos sanitarios de bajo riesgo, evitando su depósito en escombrera; una opción, la menos recomendable, de la que tuvieron que hacer uso aquellas comunidades que no disponen de plantas de valorización energética de alta eficiencia.

Si bien el Gobierno central contempla como tratamientos para esta fracción de residuos la valorización energética y la escombrera, da preferencia a la primera, toda vez que vertir estos residuos supone un riesgo para el medio ambiente y la salud pública de primera magnitud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.