PP Oleiros: “La revista «Vivir en Oleiros» anunciaba ya en el pasado mes de octubre que la Casa Carnicero iba a ser demolida”

La noticia titulada «Los terrenos pasarán a ser parque público» se desarrollaba con un texto, al margen izquierdo de una foto del edificio, que decía: «Próximamente se procederá a la demolición de los restos existentes. La parcela pasará a integrarse en el parque público que se ordenará con la realización de la urbanización que se ejecutará en esa misma zona».

Está carísima publicación trimestral, que elabora y distribuye de manera periódica el Ayuntamiento de Oleiros para hacer propaganda de su gestión, fue repartida por todo el municipio 2 meses antes de que la empresa López Cao, el 31 de Diciembre,  siguiendo instrucciones de García Seoane,  procediera a la demolición del edificio modernista catalogado y, por ello, protegido por el Propio Plan General de Ordenación de Oleiros.

“Ese día, todo estaba premeditado, urdido para evitar cualquier intento ajeno, público o privado, de impedir el despropósito. Todo el mundo, en todas partes, estaba a otras cosas, menos él, García Seoane”.

La aparición de esta publicación, donde se determina el final del edificio sin ponerle fecha, prueba fehacientemente que jamás, incluso tras el requerimiento del Gobierno Autonómico, existió voluntad alguna de recuperar para el patrimonio Oleirense dicho espacio.

La sentencia era firme desde Julio y, una vez más, se expresaba con total claridad, ninguneando con ello el mandato de Patrimonio de la Xunta de Galicia que obligaba a presentar un plan de rehabilitación tras la denegación de una primera solicitud de permiso para demoler el edificio cursada en ese mismo mes de Julio. No hubo apelación.

Por otro lado, es evidente que las manifestaciones de García Seoane justificando la urgencia del derribo en razones de seguridad para las personas eran falsas. El peligro, el riesgo para la vida y la integridad, si lo hubo, lo creó el propio Alcalde dilatando en el tiempo el apuntalamiento del edificio en espera de su total destrucción. Le fallaron los cálculos y la casa no terminaba de caerse y se encargó él mismo, el día de fin de año, de darle la puntilla.

El próximo jueves, en el Pleno Extraordinario convocado por toda la oposición, esperamos que de muchas y convincentes explicaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.