¿Reconocerá Bildu que se equivocó felicitando a Trump? Por Iñaki Anasagasti

Saco este tema porque si en lugar de ser Bildu, hubiera sido el PNV el que hace cuatro años felicitara a Trump por su victoria contra Hillary Clinton, todas las reflexiones de Gara, de Iñaki Soto y de sus dirigentes se centrarían en descalificar no a Trump sino al PNV por haber enviado aquel nefasto telegrama. Nos hubieran tildado de populistas, extrema derecha, amigos  de un fascista y lindezas parecidas y es por lo que recuerdo lo que Bildu nunca quiere recordar. No deja de ser curioso. Que  hace cuatro años le deseara  el mayor de los éxitos a un personaje arbitrario, faltón, autoritario y en definitiva un peligro para la democracia mundial como así lo ha demostrado. No sé que vieron en este matón  de reality show para haber cometido semejante pifia.

Y como uno tiene sus experiencias recuerdo una en la que la entonces HB hizo de las suyas. Fue en mayo de 1980 con un Parlamento Vasco recién inaugurado y que sesionaba en las dependencias de la Diputación de Bizkaia. Una reivindicación sindical como la de los obreros de Nervacero hizo que invadieran el Parlamento Vasco en plena sesión y nos tuvieran hasta las tres de la madrugada con amenazas. Entró la guardia civil y la policía, hubo heridos y una escena insólita. HB que no iba al Parlamento Vasco se presentó en plena bronca a apoyar a los ocupantes de la sala de sesiones. Aquello fue el colmo de los colmos del comportamiento antidemocrático.

Hoy quiero creer que Bildu está en otra longitud de onda pero conviene recordar estas cosas cuando su crítica hoy al gobierno vasco es tan acerba, tan desmesurada, tan populista.

Y un dato más. IU forma parte de Podemos. Bueno pues IU ha estado en la sesión constitutiva de la nueva Asamblea Nacional venezolana nacida de unas elecciones fraudulentas y no reconocidas por ningún país democrático.

Recordar también que  Arkaitz Rodríguez, secretario general de Sortu, estuvo en la toma de posesión de un demócrata de la calaña de Nicolás Maduro.

Creeré en la esencia democrática de Bildu cuando no tenga dos varas de medir. Y hoy las sigue teniendo. Critica a Trump pero sigue manteniendo el mismo pelo de la dehesa  populista y antidemocrática de siempre.

Confío en que la experiencia del telegrama y en sus intentos de rebasar líneas rojas con los sindicatos le hagan reflexionar sobre eso que han practicado hasta ahora y que nos dicen que el fin justifica los medios.

La democracia necesita demócratas de 24 horas en su defensa en beneficio de toda la colectividad. Trump es el ejemplo que no hay que seguir. Trump no quiere salir de la casa Blanca, pero es que Maduro tampoco quiere hacerlo de Miraflores. Y ellos siguen apoyando a Maduro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.