Carta de un deportivista a 21noticias. «Caminemos o reventemos. Yo elijo caminar, ¿y ustedes?»

Basilio Freán, socio del Real Club Deportivo de A Coruña

Con la presente carta, me dirijo a aficionados, socios y accionistas de nuestro Real Club Deportivo de la Coruña. Con ella, no pretendo sembrar hostilidades ni buscar enemigos, únicamente hacer un llamamiento a la reacción y a la reivindicación de lo que fuimos, somos y seremos como club más que centenario. Somos un club con una historia grande, llena de superación, de gestas y del peor barro de los campos de antaño…de ahí que considere justo y pertinente hacer lo que pueda para que recuperemos una identidad única que parecemos haber perdido fruto de continuos sinsabores. Comprendo que el sistema accionarial premia al que ha invertido más, y ese es el que puede decidir. Lo que ocurre y lleva ocurriendo ya demasiado tiempo, es que un club de fútbol no es una empresa al uso. Entiéndanme, si ustedes o yo somos los propietarios de una empresa de sardinas en lata, lo lógico y esperable es que seamos competentes y conocedores de lo que es una sardina, de cómo se enlata y cómo se vende; es lo mínimo. Si somos un club de fútbol, por mucho dinero que haya por medio, lo deseable y exigible es que sea gestionado como tal y no como una empresa de sardinas en lata. El fútbol no es algo mecánico ni se rige por los automatismos de una empresa. El fútbol es emoción en un campo y una ilusión que une gentes. El fútbol es un «todos a una».

Teniendo en cuenta esta reflexión y que ni ustedes ni yo podemos controlar las acciones de otros, la pregunta podría ser «¿qué podríamos hacer para cambiar esta situación?» Algunos dirán «nada». Yo les digo «todo». El fútbol, a fin de cuentas, se debe a los aficionados. Sí, a nosotros. Otros pueden tener acciones pero las mismas no valen absolutamente nada sin nosotros, entonces, ¿no es lícito que, efectivamente, podamos hacer algo al respecto? ¿o vamos a seguir lamentándonos mientras coleccionamos fracasos? Dicho con otras palabras, si la afición no mueve dinero, aquí no hay negocio, tenemos mucho más poder del que parece. Sí, estamos y estaremos a las duras y a las maduras pero no por ello debemos renunciar a una reacción, máxime cuando nuestro club e historia, ese por el que sacrificamos cosas de nuestra vida para ir a verlo todos los domingos, está en un peligro de este calibre; se lo debemos y nos lo debemos.

Por ponerles otro ejemplo, se nos ha dicho por activa y por pasiva que el club no es viable. Sin embargo, varias juntas de accionistas después, todavía no nos han explicado algo tan simple como por qué no es viable. ¿Qué ocurre? ¿no nos consideran aptos para comprenderlo? No les entretendré más porque el fondo de mi carta es claro: necesitamos levantarnos y poner las cartas sobre la mesa. Tenemos más poder del que nos quieren hacer ver que tenemos, lo que quizá nos falta es unión y determinación para cambiar las cosas. El Deportivo, nuestro club, atraviesa un momento catastrófico, una deriva en la que no puede instalarse ni un minuto más. Una deriva que no puede entender de palabras vacías, excusas y ambiciones personales. Solamente podemos sacar adelante esto con dos cosas : suerte o acción. En la suerte no se puede confiar, así que nos queda la acción. Necesitamos liderazgo, ambición e ilusión que nos hagan volver a ver los partidos en color y no en el blanco y negro de los últimos tiempos. Todos estos adjetivos confluyen en un nombre: Augusto César Lendoiro. A algunos les gustará más y a otros menos, pero el aval de su retorno es nuestra mayor garantía para renacer.

No podemos esperar ni un segundo más, caminemos o reventemos. Yo elijo caminar, ¿y ustedes?

Por último y una vez llegados a este punto, muchos estarán pensando «todo este rollo para que un fan de Augusto quiera que vuelva Lendoiro». No se equivoquen, esto no va de bandos, simple y llanamente les expongo la necesidad de Augusto por su experiencia y por todo lo que logramos, directamente no se me ocurre nadie mejor que él. Si hay otro que de verdad esté capacitado, adelante ¿lo conocen? Yo, no.

Forza Depor, ahora y siempre.

 

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.