Como una boda sin novios. Por Iñigo Landa Larrazabal

El caso es que en Zarzuela gastaron un dineral en comprar un plasma enorme y un equipo de última generación para contactar hasta con el barrendero del pueblo más remoto de «Marca España» para ver qué tal lo llevaba durante el confinamiento «duro» y darle ánimos desde el chamizo de tres piscinas.

El Departamento de Propaganda y Marketing de Zarzuela no escatima en gastos (total, los pagamos todos) para intentar hacer ver a sus súbditos una ficticia cercanía. Por eso, me ha extrañado cómo no han llevado el pedazo plasma al Salón de Los Pasos Perdidos del Congreso para poder contactar con el que determinaron que fuese el «protagonista» del acto. ¿Por qué, si están ensalzando la figura del fugado heredero de Franco, no contactar con él vía Skype o Zoom desde Abu Dabhi? ¿Miedo a un desliz «campechano» o una inesperada traición de su subconsciente?

Bien. Pongamos que tuviesen miedo a que el «Héroe» del 23-F metiese la pata (puede que adrede, porque está más rebotado que una mona) ya que el soberbio y altanero carácter del Borbón fugado es, en si mismo, un imprevisible riesgo. Con todo, también podrían haberle grabado un vídeo y lo podrían haber pasado en directo durante el acto. Pero, tampoco… Lo que intentaron escenificar ayer en «Marca España» fue como una boda sin novios o, como diría algún amigo mío «un 5 sin lomo y sin pimientos«. Teniendo en cuenta que el plato combinado Nº5 se componía de lomo con pimientos y patatas, no dejaba de ser otra forma de pedir una de patatas, sin más. Pues es eso lo que hacen en «Marca España«: Darle al infantil Pueblo patatas y esconderles el lomo y los pimientos porque no son lo suficientemente adultos para poder digerirlos

Propaganda en estado puro para conmemorar algo de lo que desconocemos muchos «detalles» y todo porque no quieren modificar Ley Secretos Oficiales. No sé qué miedo pueden tener 40 años después con todo el asunto prescrito. Quizá implicase a alguien al margen de Juan Carlos Borbón o hiciese sonrojar a algún «demócrata» de pichiminí de esas y esos que actualmente pululan por Ferraz o por Moncloa.

Yo afirmo que el heredero de Franco estuvo metido en esa chapuza golpista hasta las cejas. Y, mientras no se desclasifique esa información, tengo el mismo rigor a la hora de afirmarlo que quiénes mantienen un criterio opuesto y siguen, machaconamente, con ese interesado y falso relato. Lo tengo meridianamente claro: Si ese ficticio relato fuese cierto, nos lo hubiesen metido hasta en la sopa… hasta el las vallas publicitarias de las rotondas de los polígonos industriales.

Así, los eskerrik asko, moltas gràcies, moitas grazas con los que el hijo del ayer recordado despidió su tediosa intervención no sé a quién iban dirigidos ya que, ningún partido vasco, catalán o galego estuvieron presentes en semejante teatrillo publicitario organizado por el Departamento de Propaganda de Zarzuela y secundado, principalmente, por el monárquico PSOE y sus genuflexionantes y pelotas ministras Portavoz y de Defensa, como por la presidenta de un Congreso del que nada menos que siete de sus formaciones políticas le vinieron a decir que reclinase su rizada cabeza por ellas. Y lo hizo.

¿A quién quieren seguir engañando? ¿Cuándo van a tratar a los ciudadanos como adultos? ¿Qué es esa actitud paternal por la cual alguien considera a la Sociedad como algo infantil o no madura a la que se le puede decir la verdad o no? ¿Habrá que esperar a que fallezca Juan Carlos Borbón para desclasificar esos documentos? De ser así, lo que están haciendo tiene nombre: Blanquearle.

Resumen: Ayer, las tres extremas derechas y el PSOE recordaron los 40 años de un auto-golpe de Estado propiciado por un delincuente fiscal fugado en Abu Dhabi al que se dedicaron a aplaudir desde la lejanía. Bueno… todos menos algunos que fueron a no aplaudir. Es el precio de ser «Casta» y tener que hacer un paripé que, progresivamente, ya no lo creen ni quienes les votaban.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.