DESDE LOS CANTONES. Letargo y melancolía coruñesa. Por Celso Ferreiro Cobas

Nuestra Alcaldesa a poco de asumir sus responsabilidades nos habló del “letargo y del pesimismo” que advertía en La Coruña, melancolía agravada ahora por la COVID-19 cuyas incidencias han cambiado la vida cotidiana. La actividad municipal, en el último bienio ha sido de luz de carburo. La urbe mantiene las antiguallas de siempre que la encorsetan, salvo algún fogonazo municipal cuya fugacidad periodística nos deja el mismo protagonismo que a los “tiraboleiros” cuando se ha volatilizado el humo del “botafumeiro”. De nuevo renace “la operación inmobiliaria del siglo”. La intervención urbanística corresponde ahora al Gobierno Local del PSOE. A esta “operación” se unen: la deuda del Puerto Exterior (300 Millones) y el ferrocarril a Langosteira (140 Millones) cuya omisión original nadie explicó. A simple vista la “operación”, de la que se desconoce la futura colaboración privada, carece de objetivos próximos que sólo puede salvarse con VOLUNTAD POLÍTICA.

Otrosí Digo

Los socialistas, como hemos visto, no tienen proclividad por proyectos ajenos. Cuando entró Zapatero derogó el Plan Hidrológico Nacional, el Plan Galicia y la Ley de Educación aprobada pero no estrenada. Aquí en Galicia gobernaban Touriño-Quintana que nos hablaban de “sentido de País” y nos situaron en el “ego aldeano”. Las bajas temperaturas que soportamos impiden que los políticos sigan con las manos en sus bolsillos y no les permitan suscribir tarifas de energía astronómicas.

Mensaje

Sin conocimiento de la historia coruñesa no es fácil gobernar. Hay que conectar con el pasado, incluso el más reciente siempre cargado de tradiciones y virtudes humanas. El trasiego de las vacunas por el Gobierno Central nos lleva a recordar una vez más el papel fundamental de un “gran hombre” que puso Inditex y su logística en los momentos difíciles. Un “gran hombre”, Amancio Ortega, forjado en los más humildes orígenes, en complejas adaptaciones insospechadas y en sacrificios heroicos. La Coruña y Galicia tienen una deuda impagable. Modestamente, propusimos que su nombre luzca en el aeropuerto de La Coruña. Sería un modesto homenaje a un “gran hombre”, a un español con patria en todo el mundo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.