DESDE LOS CANTONES. “Los huevos de España”. Por Celso Ferreiro Cobas

La reciente campaña electoral tuvo en algunos pasajes el protagonismo del nutricio elemento avícola. Está comprobado que a los huevos no conviene esconderlos en la nevera. En España, por lo que se observa, (los huevos), además de alimento y postre, son un fondo complementario de la raza. En la vida pública, el huevo tiene especial y recurrente protagonismo. Adolfo Suárez era un apasionado de los huevos fritos, Aznar estaba al loro. Al escuchar el énfasis de Trillo, entonces Presidente del Congreso de los Diputados, hacia los productos gallináceos,”manda huevos” inmediatamente lo remitió como responsable del Ministerio de las Fuerzas Armadas. Algo parecido sucedió con Alberto Oliart. Tras la crisis de la UCD y llegado Calvo-Sotelo a la Presidencia del Gobierno, pareció indicar que la ilustración avícola puede ser compaginada con el cargo de responsable político de las Fuerzas Armadas y encomendó a Oliart la titularidad del departamento. En aquellos tiempos se servía (en Defensa) un suculento plato llamado en gastronomía “Armadura” consistente en un guiso de gallina asada relleno de yemas de huevo. Del gallo “combatiente” o de pelea, podemos remontarnos al capón, bien cebado que hacía las delicias del obispo de Ourense D. Laurenzo allá por el año 1.230. Se ve que el huevo, la gallina y el gallo forman parte de la enjundia del clero y del bizarro, tan es así, que al hombre fuerte y jactancioso se le denomina “pata de gallo”

Otrosí Digo

En la dialéctica coloquial las expresiones tienen regular fortuna: “poner a huevo”, “como un huevo a una castaña”, “manda huevos”, “hasta llegar al huevo de Colón”. Está visto que para circular por el mundo no basta con tener suerte, es necesario, además echarle eso….productos avícolas

Anécdotas

En fechas en las que se celebra el Día Mundial de la Radio, recordamos la primera emisora de RNE, una Telefunken capaz de enviar programas a 1.200 km de distancia. Estaba montada sobre cuatro grandes camiones que en su último viaje fueron aparcados en el monte de Santa Margarita de La Coruña hasta su desguace en el año 1.963.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.