Reflexiones de Manuel Tato. ¡Que te abracen!

Que te abracen con fuerza y que al respirar, escuche tu corazón latir.

Que te abracen al despertar, al acostarte, antes de salir de casa, de viaje, o en sol de Almería, porque nunca sobra un abrazo, los abrazos curan, abraza con fuerza, nunca sabes si puede ser el último.

Cuando te equivocas, cuando te enfades porque te cuentan cuentos, es cuando más necesitas el abrazo amigo, porque al abrazamos, calentamos el alma de quien nos abraza.

Si llega un adiós, que tu pena sea la mía y la mía sea tuya.
No llores en la ausencia, si no has sido capaz de valorar una presencia.
Que el silencio sea silencio, no una torpe excusa, silencios que desgarran el alma de un corazón que siente.

Que nunca te queden las ganas de abrazar, de ser agradecido, de por muy molesto que estés, que sea más grande el abrazo que un desaire.

Abraza a los que quieres, perdónalos, habla, pregunta y piensa que todos nos equivocamos.

Que cuando menos lo merezcas, aparezca ese abrazo para consolarte.  Cuando caigas, o creas que todo está acabado, un abrazo te consolará.

Que en tu soledad, tropieces con un abrazo que te recomponga y compartas de quien te abraza.

Que el rencor no sea más fuerte que el miedo y que el presente se convierta en un abrazo.

Abraza hoy que estás a tiempo, porque el tiempo es el reloj de la vida y no se detendrá.

Abraza y no preguntes porqué.

Feliz San Valentín 🌹

3 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.