Algunas comunidades relajan las restricciones en hostelería, pero siguen con el cierre perimetral

A las puertas de la Semana Santa y a la espera de si Sanidad y las comunidades consiguen acordar medidas de consenso sobre la movilidad, algunas autonomías como Cataluña, Castilla y León y Galicia suavizan algunas de sus medidas contra la COVID-19 a partir de este lunes, mientas que el País Vasco lo hará desde el martes.

En el caso de Castilla y León y Cataluña las flexibilización de medidas apunta especialmente a la hostelería. La primera abrirá el interior de los bares, sin barra y con aforo reducido, mientras que la comunidad catalana amplíará el horario de bares y restaurantes hasta las 17:00 horas, aunque seguirán cerrados los ubicados en el interior de centros comerciales. En Galicia y País Vasco se relajan los confinamientos perimetrales de los municipios, pero mantienen el autonómico.

La suavización de las restricciones son consecuencia de la mejora de los datos epidemiológicos de las últimas semanas. El Ministerio de Sanidad notificó el viernes 6.654 casos de COVID-19 respecto al total del jueves, y 637 muertes, lo que deja la cifra total de fallecidos en 71.138 y la de casos en 3.149.012 desde el inicio de la pandemia, según las estadísticas oficiales. Además, España se situó en riesgo medio tras bajar la incidencia de 150 casos.

Galicia abre A Coruña y Pontevedra

Galicia ha anunciado, a partir también de este lunes, la apertura de las áreas sanitarias de A Coruña y Pontevedra, incluidas estas dos ciudades, que dejarán de tener cierre perimetral conjunto, aunque varios ayuntamientos continuarán en nivel alto y cerrados.

Además, cuatro municipios se sitúan en nivel máximo, ya que al de Soutomaior (Pontevedra) se suman los de Boborás, A Pobra de Brollón y A Mezquita, por lo que tendrán no solo cerrado su perímetro, sino también la hostelería y prohibidas las reuniones entre los no convivientes.

Así, todos los municipios del área sanitaria de A Coruña salen del nivel alto, incluida la ciudad, excepto los de Miño, Ponteceso, Sobrado y Arteixo, que seguirán cerrados perimetralmente y con solo la apertura de terrazas en la hostelería. En Pontevedra, los que siguen en estas condiciones y, por lo tanto en nivel alto son Cambados, Pontecaldelas y Vilanova de Arousa.

La Xunta aboga por la prudencia a la hora de tomar decisiones sobre la Semana Santa y considera que es pronto para decidir si una comunidad debe estar abierta o cerrada a final de mes. Por tanto, Galicia no levantará el cierre perimetral ni el toque de queda que sigue entre 22:00 y 6:00 horas.

Fuente: rtve.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.