DESDE LOS CANTONES. La COAG llama la atención sobre las grandes obras urbanas anunciadas. Por Celso Ferreiro Cobas

El Ayuntamiento coruñés ha decidido “pro domo sua” atacar los Cantones y volverlos a la “prioridad peatonal” de hace un siglo, además de abordar la remodelación de la zona del Ensanche (Juan Flórez hasta Alfonso Molina) salida principal por carretera de La Coruña. No han contado con nadie, señala el Colegio Oficial de Arquitectos de Galicia (COAG), tampoco un concurso de ideas a otras opciones. Parece ser que se hizo por “procedimiento negociado”. Se eligió el camino que siguió el alcalde Losada que durante sus tres últimos años adjudicó obras por el procedimiento señalado por valor de 60 millones de Euros. Borges calificaba estos actos políticos de “momentos de debilidad mental”. Renzo Piano, arquitecto genovés, Premio PRITZKER (el Nobel de los arquitectos) guardaba la premisa de que “la naturaleza nos gobierna” y debía ser la naturaleza la que guíe el proyecto coruñes. No tengamos que confirmar la teoría de Felipe González “las tentaciones de los municipios vienen del juego y del cemento”, es decir, no son un peligro sino un avatar.

Otrosí Digo

El retraso de la Intermodal, indispensable para configurar la fachada marítima, que alcanza a la Estación de San Cristóbal (1935), único ejemplar español de la arquitectura ferroviaria, conglomerado que debiera resolver la ordenación del tráfico y establecer el ferrocarril a Puerto Exterior, sigue estancada. El escepticismo nos lleva a meditar si estas obras son un pastiche prematuro por ese afán socialista de “humanizar”. Humanizar es devolver la Estación Marítima, construir el Centro de Salud de Santa Lucía y huir de “ir por libre” de lo que acusa a la alcaldesa la portavoz de Marea. “Ir por libre” es una exaltación de sí misma y conviene guardar las formas establecidas para evitar que otros las pierdan. La “ciudad-sirena” de la que nos habló Martínez Barbeito y la “Marineda” de Pardo Bazán predicen su propósito de que cualquiera de sus proyectos ciudadanos, comiencen y terminen en el mar.

Anécdota

Han vuelto los pornógrafos pedantes con sus eslóganes y los discursos multiusos de los socialistas. Se repiten frases convencionales y expresiones como “de esta salimos más fuertes”, “no dejaremos a nadie atrás” o la de “hubo capacidad para frenar el empleo”. Según un preboste de Trabajo, que contesta la cruda realidad del Paro, rendición moral de un país. Tales expresiones de los gobernantes no son pecados veniales, sino pecados capitales, como podemos decir usando una metáfora adminisible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.