El Papa Francisco visita Iraq con un mensaje de paz, unidad y esperanza

El jefe de la Iglesia Católica realiza un viaje histórico a Mosul, capital de la provincia iraquí donde se concentra gran parte de la minoría cristiana del país, perseguida ferozmente por el ISIS. La agencia para la cultura y el asesor especial de la ONU califican la visita como un símbolo de esperanza y una exhortación a la paz y la unidad

El Papa Francisco llegó la mañana de este viernes a Iraq, país con una minoría cristiana que ha sufrido persecuciones a lo largo de los siglos y que en los últimos años fue blanco de ataques sistemáticos por parte del ISIS o Daeshh.

El Pontífice fue recibido por el primer ministro iraquí, Mustafa al Kazemi, en el aeropuerto de Bagdad, ciudad donde empezará una visita de tres días que seguirá de la capital a Mosul, Erbil, Najaf y Qaraqosh.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) afirmó que Francisco lleva a Iraq un mensaje de paz y unidad y, en el caso de Mosul, una muestra de apoyo y solidaridad con una población que padeció la ocupación violenta y opresiva del ISIS durante tres años.

Al sufrimiento de la gente se sumó la destrucción de los edificios históricos de la Ciudad Vieja de Mosul, una urbe que fue central para el intercambio cultural y religioso por varios siglos.

Sanar el dolor de las víctimas

Para el asesor especial y jefe del equipo de investigación de la ONU que busca la rendición de cuentas por los crímenes del ISIS (UNITAD), la presencia del Papa ayudará a sanar el dolor de las comunidades víctimas de esa agrupación terrorista y será un símbolo de esperanza y una oportunidad para la paz y la unidad.

“La visita del Papa a Iraq, sus reuniones con líderes religiosos iraquíes y los lugares religiosos que visitará llevan un mensaje unificador de paz y coexistencia entre todas las comunidades en Iraq, especialmente aquellas de todas las religiones, incluida la comunidad cristiana, que han sufrido a manos del ISIS”, dijo Karim AA Khan QC.

La agenda del jefe de la Iglesia Católica incluye una misa en un estadio de futbol y oraciones por las víctimas de la guerra en la plaza de la iglesia de Hosh al-Bieaa en Mosul, un sitio devastado por Daesh.

Según AA Khan QC estos actos serán “trascendentales” para los cristianos iraquíes y subrayarán que la riqueza de Iraq reside en una sociedad formada por “personas de todas las religiones, y de todos los grupos étnicos”, además de que recordarán “que todas las vidas son importantes”.

El asesor especial destacó la necesidad de la rendición de cuentas del ISIS para lograr la reconciliación por la que aboga el Papa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.