FEDACE reclama el apoyo de las Administraciones Públicas a las entidades del Movimiento Asociativo de Daño Cerebral

La complicada situación generada por la COVID-19 pone en riesgo la sostenibilidad de muchas entidades de atención al Daño Cerebral. Este año de pandemia ha supuesto un retroceso en la rehabilitación y calidad de vida de las personas con Daño Cerebral y sus familias

Pasado un año desde que en España se declaró el Estado de Alarma a nivel nacional por la pandemia de COVID-19, la Federación Española de Daño Cerebral (FEDACE) solicita a las Administraciones locales, regionales y estatales que continúen y amplíen su apoyo a las entidades del Movimiento Asociativo de Daño Cerebral, formado por 46 asociaciones, fundaciones y federaciones autonómicas de todo el país y más de 11.000 personas socias.

El confinamiento decretado entre marzo y junio de 2020 afectó fuertemente a la atención de las personas con Daño Cerebral, al imposibilitar que ésta se realizase de manera presencial como hasta entonces. Las entidades hicieron un enorme esfuerzo por adaptar el acompañamiento y la rehabilitación al formato telemático. No obstante, esto supuso importantes pasos atrás en la recuperación de las personas usuarias y tuvo un gran impacto económico en la sostenibilidad del Movimiento Asociativo.

Desde entonces la situación de las entidades de atención al Daño Cerebral sigue siendo complicada: han tomado todas las medidas logísticas y sanitarias para garantizar que sus centros son entornos seguros y libres de contagios. Pese a ello, muchos usuarios y familias siguen teniendo miedo de acudir presencialmente; lo que agrava el retroceso en su rehabilitación y pone en riesgo de desaparición a algunas entidades, cuyo trabajo debe valorarse como esencial.

Por todo ello, FEDACE demanda a las Administraciones Públicas medidas concretas que apoyen la sostenibilidad del Movimiento Asociativo de Daño Cerebral durante este duro periodo de pandemia. No es la primera vez que la Federación realiza una petición de este tipo: en abril de 2020 presentó veinte propuestas para la atención del Daño Cerebral durante la crisis del COVID-19 y en julio publicó un estudio sobre los efectos de la interrupción de las terapias presenciales en las personas con Daño Cerebral y sus familias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.