La estrategia de Arrimadas: hacer nada. Por Javier Larrea

Lamentablemente para Murcia y los murcianos, desde hoy el nombre de su región quedará ligado para siempre al de Tamayo y a los sobornos para comprar parlamentarios. Y para la líder de Ciudadanos quedará grabado en su memoria como el recuerdo de un sueño, que acabó en pesadilla, en el que había confiado para sacar a su partido del camino a la desaparición en que se encontraba desde sus últimos reveses electorales (Elecciones generales, Euskadi, Galicia y Cataluña).

Conocida la traición de algunos de sus parlamentarios en Murcia y la reacción de Isabel Díaz Ayuso, arrojando a Ciudadanos del gobierno y convocando nuevas elecciones en Madrid, C’S convocó una reunión de urgencia de su ejecutiva para tratar el golpe que su socio más estrecho, el Partido Popular, a quién más habían favorecido, había infligido al partido naranja. No solo no iban a sacar adelante la moción de censura en el gobierno de Murcia, como querían, sino que se iban a convocar elecciones en Madrid, donde no querían.

La reacción de Arrimadas

Se especulaba con que Arrimadas podría presentar su dimisión asumiendo la responsabilidad por los eventuales malos resultados de la operación. En mi opinión, como así sucedió, Arrimadas no iba a dimitir ni iba a ser cuestionada pues no iba a haber ningún candidato valiente que se postulase para asumir la dirección del partido en un momento tan crítico en el que la única acción posible era tratar de taponar las vías de agua e intentar evitar el naufragio de la nave para llevarla a un puerto en el que reparar las averías del ciclón que les ha pasado por encima. La decisión de Arrimadas ha sido la de contemporizar, ampliar el comité ejecutivo con los barones, cesar a los dos miembros más cuestionados y esperar. Y nada más.

Pero, ¿Arrimadas podría haber hecho algo más?, ¿hay alguna orden que la capitana podría dar para hacer reflotar una nave que tiene una gran parte de sus cuadernas dañadas y algunas podridas?, ¿su tripulación aceptaría cambiar el rumbo para dirigirse a otro puerto distinto del anunciado durante todas las singladuras? Parece ser, que este golpe de timón es lo que había intentado con la operación de la moción de censura en Murcia, pero fue sorprendida por un motín a bordo y no quiere correr más riesgos.

Un siniestro PP, en su faceta más maquiavélica, había declarado la apertura de sus puertas para acoger a cualquier miembro que quisiera desertar de las filas de Ciudadanos.  Y, por si fuera poco, un par de horas después de iniciada la reunión de la ejecutiva, Toni Cantó, uno de sus miembros más destacados, la abandonó despotricando contra su partido; y a partir del anuncio público de su marcha de Ciudadanos se ha sucedido un rosario de deserciones en el Parlamento, en el Senado, y en algunas CCAA.

En un partido unido, podríamos haber esperado una reacción dura de Arrimadas en contra de un socio que ha utilizado sus peores maneras para perjudicar a Ciudadanos. Es muy probable que los más acérrimos de C’s estén sedientos de venganza, contra Díaz Ayuso, contra Teodoro García Egea y naturalmente contra Casado, pero me temo que no han podido destapar la caja de los truenos aliándose con el PSOE para arrebatar al PP los gobiernos de Andalucía, Castilla y León, ayuntamiento de Madrid y unos cuantos ayuntamientos más, porque no han podido, porque Arrimadas no manda en su partido por encima de sus barones y vicepresidentes y la vicealcaldesa de Madrid. Si nos remitimos a las declaraciones de estos cargos nada más surgir la crisis, todos ellos ofrecieron y garantizaron estabilidad al PP en vez de hacer declaraciones más prudentes y sensatas remitiéndose al resultado de la reunión de su ejecutiva. Así al menos habrían dado sensación de orden y de unidad y habrían podido mantener a raya las malas artes del PP.

Con esta incertidumbre en la fidelidad de tu tripulación solo hay una cosa que puede hacer Arrimadas: nada. Apenas maniobras de fortuna. Con un barco roto, que no puede gobernar, para mantenerse a flote solo puede capear el temporal, poner popa a la mala mar y esperar que amaine. Si encuentra una rada o bahía abrigada en la que fondear, también corre el riesgo de que parte de su tripulación se amotine o se vaya a otro barco.

El futuro de Ciudadanos

En fin, dejando el lenguaje marinero aparte, todo apunta que el partido está en franca descomposición porque sus miembros ya no creen en él y así difícilmente puede sobrevivir con dignidad. Además, los medios de comunicación ya les dan por muertos. Ciudadanos, traicionado por Diaz Ayuso, tiene ahora para salvarse de la desaparición el comodín de la victimización, una táctica que tantas veces usan los partidos. Si les sale bien, conseguirán prolongar la agonía, pero si no obtienen representación en Madrid, C’s difícilmente llegará a las elecciones generales, aunque se adelanten. Dependen del voto de los madrileños.

No creo que asistamos a un éxodo masivo, pues muchos no tienen donde ir y los partidos de derecha y de ultraderecha no tienen sitio para todos, pero es probable que se produzca un goteo continuo de cargos que vayan abandonando la formación naranja. No hemos de olvidar el comportamiento al que nos tienen acostumbrados los políticos: excepto unos pocos de talla extraordinaria, todos los demás anteponen sus intereses personales a los de su partido, y estos, muy por delante de los intereses de la ciudadanía. Los efectivos que les quedan en algunas CCAA aguantarán hasta las elecciones de 2023 y después es muy posible que ya no obtengan representación. Ya vimos como le ocurrió algo parecido a UCD hace unas décadas y los supervivientes se pasaron a Alianza Popular (PP).

¿Réquiem por Ciudadanos?

 

Un comentario

  • Mercedes Landia Zugazaga

    Muy bueno Javier. Yo creía que las intrigas palaciegas eran cosa de la edad media. Esto me confirma que los seres humanos no cambiamos. Qué poca ética hay en todo. Qué decepción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.