La plaga de lesiones de superestrellas sacude la NBA y deja incierto el camino al MVP

El estrés de un calendario frenético, la intensidad de los partidos y la mala suerte se han combinado en las últimas semanas para que los principales candidatos al MVP de la NBA se hayan lesionado de cierta gravedad en las pasadas jornadas.

Ello ha afectado a los dos hombres que se habían convertido en máximos candidatos al premio al mejor jugador del año. El pívot camerunés de los Sixers, Joel Embiid, era hasta el momento de su contusión en la rodilla el máximo aspirante. Su equipo era líder de la Conferencia Este y su rendimiento, con 30 puntos y 11 rebotes por encuentro, era abrumador. Supuestamente volverá en pocas semanas, pero queda por ver cómo ya que es un hombre que ha padecido una larga serie de fracturas, esguinces y distensiones en rodillas, tobillos, codos y hombros.

Los otros dos nombres propios son los de Lebron James y Kevin Durant. En los Lakers se han encendido todas las alarmas, ya que a la del Rey hay que sumar la baja prolongada de su otro jugador clave, Anthony Davis, aún sin fecha para su retorno. En el caso del alero de Akron, sus 36 años, pueden ser una rémora clave. Estaba completando una temporada sensacional, sobre todo teniendo en cuenta su edad. Tampoco hay una fecha para su vuelta a la actividad.

En lo tocante a Durant, el mejor jugador durante los dos primeros meses de la competición, su baja se está prolongando mucho más tiempo del esperado y ello afecta directamente a sus opciones a concurrir al MVP. El ascenso de Brooklyn tras la incorporación de James Harden no haber pasado factura a la competitividad del conjunto que parece encaminado a luchar de tú a tú por el anillo ante cualquier rival. Hasta Curry está ahora mismo fuera de juego, dejando a los otrora imbatibles Warriors en mantillas.

El último golpe ha sido el del llamado a ser novato del año, el pequeño de la familia Ball, Lamelo, un base de 202 centímetros y 19 años con gran rango de tiro y que estaba haciendo una gran campaña con los Hornets, el equipo del que es propietario Michael Jordan. No volverá a las canchas hasta la temporada entrante.

La ausencia de tantos jugadores protagónicos ha abierto completamente la carrera por el MVP. Para lograr ese puesto se han de dar un par de circunstancias clave que a veces no son tenidas muy en cuenta por el gran público. Se tiende a votar al mejor jugador de uno de los 3 o 4 mejores conjuntos de la competición en balance de victorias. No valen las figuras que meten 35 puntos por noche, como el gran Beal de los Wizard, con un equipo que pierde muchos más encuentros de los que gana.

Esto provoca que no menos de ocho jugadores puedan aspirar a entrar en esa quiniela. El griego Antetokoumpo, vencedor en las dos últimas ediciones, puede volver a ser nominado, aunque solo dos jugadores en la historia, Bird y Russel hayan ganado tres veces el galardón. Otro hombre a seguir es Harden, la actual estrella de los Nets, líder en asistencias de la liga e impenitente anotador. El fofisano serbio Jokic no para de apuntarse triples dobles y de colocar a los Denver como candidatos en el Oeste. El propio esloveno Doncic está jugando en Dallas a un nivel estratosférico en las pasadas semanas. El alero de los Clippers, Leonard es otra posibilidad no desdeñable.

Finalmente, la sorpresa podría venir de algún integrante del equipo que lidera ahora mismo la competición, los Utah Jazz. Pese a ser un conjunto muy coral y sin grandes figuras, la temporada de Donovan Mitchell es de enmarcar, con 25 puntos de media y resolución en los momentos claves de los partidos.

Pocas temporadas en la última década se han presentado tan incierta como la presente, con los favoritos tocados en sus jugadores clave y con continuas sorpresas en cada jornada. Los playoffs serán a cara de perro y queda por ver quien llega en mejores condiciones a los meses de junio y julio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.