Los para nada inescrutables caminos del dinero

Qué hacer con nuestro dinero es tan importante, laborioso y determinante como el camino que nos ha llevado hasta él; el mercado ofrece nuevas realidades en constante reinvención para que siga siendo productivo

Una gestión de éxito a nivel económico suele ser el resultado de una serie de decisiones acertadas en el momento adecuado. Y es que, haciendo un paralelismo con los grandes campeones del deporte, lo difícil no es llegar a un determinado nivel, sino la gestión del éxito y mantenerse en el mismo. Por lo tanto, lo que hacemos con nuestro dinero y cómo lo hacemos funcionar determinará en gran medida la productividad de éste y la capacidad para seguir generando a largo plazo. Lejos de las noticias negativas de otros ámbitos de la realidad, la economía sigue ofreciendo grandes posibilidades como se puede observar en esta página pero, para aprovecharlas, es necesario un estudio de las mismas y, sobre todo, tener los conceptos claros y las cartas sobre la mesa.

La renta variable nos habla de lo volátil de un mercado que, sin embargo, potencialmente ofrece posibilidades de éxito infinitamente superiores. Siempre en función de la cotización del activo, las reglas del juego las ponen el día a día y los movimientos de los mercados. Dentro de la renta variable existe un submundo de oportunidades y enfoques que encajan como anillo al dedo en las realidades y posibilidades de cada inversor, por pequeño o grande que éste sea:

  • Invertir en bolsa

Seguramente, la reina de las inversiones en la cultura popular. Podría definirse como la microparticipación de cada accionista en el total de la empresa. Resulta fundamental la elección de una inversión y la diversificación de los activos. En un mundo global y de efecto mariposa, también es fundamental conocer los vicios y virtudes de los diferentes mercados internacionales, así como el rol de especulador o inversor dentro del terreno de juego.

  • Invertir en fondos de inversión

Como si de una cesta de la compra hablásemos, el fondo de inversión representa ese paquete diversificado en diferentes sectores fundamental a la hora de invertir en bolsa. Los fondos de gestión activa o pasiva, los fondos cotizados o los robo advisors, de gestión automática, explican una realidad muy solicitada.

  • Invertir en divisas

También llamado Forex, consiste en la especulación respecto al cambio de monedas internacionales. Es decir, intentar conseguir un rédito de las devaluaciones o fortalecimientos de los tipos de cambio entre las divisas. La situación geopolítica internacional determinará los retos y desafíos de este campo.

  • Invertir en criptomonedas

Llegado recientemente, ha sido el boom de la inversión moderna y, seguramente, un futuro para toda una generación. Es un hecho de que han transformado y transformarán la economía global, y su penetración social va más allá del inversor al uso para convertirse en todo un fenómeno popular. El bitcoin acapara las tres cuartas partes de las transacciones en criptomonedas y se da por hecho que está a salvo de todos los males de la realidad socioeconómica mundial.

  • Invertir en materias primas

Directamente de la naturaleza para su explotación comercial, se trata de especular con aquello que no tenemos que necesariamente poseer.

  • Invertir en inmuebles

Una opción fuerte que, sin embargo, ofrece una rentabilidad menor que otras opciones, que lleva cayendo desde el año 2014 y que, para realizar un buen estudio de mercado, necesita mucho tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.