Más de 230 internistas analizan de forma virtual novedades diagnósticas y terapéuticas en enfermedades infecciosas y el impacto de la pandemia sobre las resistencias bacterianas

La sepsis tiene una tasa de mortalidad, a día de hoy, que oscila entre el 10% (en los casos menos graves) y el 40% (si se desarrolla shock séptico). Se trata de una de las primeras 10 causas de ingreso en Medicina Interna

Más de 230 médicos internistas han analizado online en la XI Reunión VIRTUAL de Enfermedades Infecciosas de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) las principales novedades diagnósticas y terapéuticas en enfermedades infecciosas, así como el impacto de la pandemia ante el problema que suponen las resistencias bacterianas y los patógenos multirresistentes.

Dicha reunión virtual, organizada por el Grupo de Trabajo de Enfermedades Infecciosas de la SEMI, ha sido inaugurada el pasado jueves, 25 de febrero, por el presidente de la SEMI, el Dr. Jesús Díez Manglano, y por el coordinador nacional del Grupo de Trabajo de Enfermedades Infecciosas, el Dr. José Manuel Ramos Rincón.

“Las enfermedades infecciosas son un campo claro de actuación del médico internista por su carácter sistémico”, ha indicado el Dr. Díez Manglano en la inauguración de la reunión online, en la que ha hecho mención a “las manifestaciones extra-respiratorias y sistémicas de la COVID-19 y ha agradecido la labor encomiable de los internistas en primera línea para hacer frente a la infección por SARS-CoV-2 desde el inicio de la pandemia”. Por su parte, el Dr. Ramos Rincón también ha agradecido la labor de los internistas desde el inicio de la pandemia y ha reiterado que la “patología infecciosa es y seguirá siendo parte intrínseca de la Medicina Interna en el futuro”.

Sepsis, infecciones complicadas y resistencias bacterianas

Precisamente, a lo largo de la reunión online se dedicó especial importancia al problema de las resistencias bacterianas y los patógenos multirresistentes, especialmente en el paciente de edad avanzada, frágil y/o pluripatológico, habitual en los Servicios de Medicina Interna. La Dra. Ana B. Sanjurjo, médico internista miembro de SEMI, ha indicado que “en la era de la multirresistencia aplicar programas de control del tiempo de prescripción antibiótica es una buena estrategia” y que “en pacientes hemodinámicamente estables, sin datos de gravedad y con el foco infeccioso controlado, las pautas cortas de antibióticas son preferibles”.

Respecto al problema de las resistencias bacterianas en época de pandemia, el Dr. Juan Pasquau Liaño, del Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario Virgen de las Nieves de Granada y miembro de SEMI, ha reiterado que “durante la pandemia se ha incrementado el uso de la antibioterapia en los hospitales y se ha constatado un repunte del problema de las resistencias bacterianas”. Ha indicado que “aproximadamente entre el 72% y el 75% de pacientes COVID-19 han recibido tratamiento antibiótico” dado que la “relación entre la COVID y las infecciones bacterianas es relativamente frecuente e importante”. Sin embargo, precisó, “se ha constatado que, efectivamente, hubo coinfección en un porcentaje menor de casos”. Asimismo, hizo referencia a la necesidad de reforzar los “Programas de Optimización de uso de Antimicrobianos (PROA) en los hospitales”.

El Dr. Pasquau Liaño, respecto a la sepsis, una de las principales causas de ingreso en Medicina Interna, indicó que “la tasa de mortalidad en pacientes con sepsis con los nuevos criterios se sitúa aproximadamente en un 10%. Aunque ─ha precisado─ puede oscilar entre este 10% (en los casos menos graves) y el 40% si hablamos de shock séptico. Este porcentaje varía en función, por ejemplo, de si el patógeno que causa la infección es resistente y/o de la fragilidad del paciente”.

Asimismo, en su disertación, el Dr. Pasquau ha incidido en que, frente a las resistencias bacterianas, se necesita seguir apostando por los nuevos antibióticos y mejorar y optimizar el tratamiento antibiótico actual. “Nuevos antibióticos como Ceftazidima-Avibactam o Ceftolozano-Tazobactam se usan muy poco y en situaciones restringidas y tienen mayor capacidad frente a bacterias que otros más antiguos como la Ceftriaxona”, ha afirmado.

Registro Español de Endocarditis Infecciosa en Medicina Interna (REEIMI)

Según se ha detallado en la reunión, el Registro Español de Endocarditis Infecciosa en Medicina Interna (REEIMI) cuenta en la actualidad (última actualización de datos) con 375 casos y  42.074 datos clínicos y en el mismo participan, a día de hoy, 61 investigadores a nivel nacional de 45 hospitales. Respecto a las características y perfil de paciente, tiene una edad media de 67,5 años. El 36,4% usa válvulas protésicas ─la mayoría de ellas de tipo aórtico, el 28,2%─, el 6,2% tiene una cardiopatía congénita y el 7,1% ha tenido una endocarditis de forma previa. Respecto a las principales complicaciones de los casos de pacientes incluidos en el registro, se registró necesidad de UVI/UCI en el 40% de los casos, embolismo séptico en el 22% y shock séptico en el 17% de los mismos. La estancia media de hospitalización ha sido de 30 días.

Durante el encuentro, se ha organizado una mesa redonda bajo el título “Controversias en enfermedades infecciosas” con cuatro temas de relevante actualidad científica,  se han expuesto casos clínicos y comunicaciones en enfermedades infecciosas (Twitter-case) y se ha organizado otra mesa sobre las experiencias científicas generadas en el último año sobre el Registro SEMI-COVID-19, bajo el título “COVID-19, una enfermedad multisistémica. Registro SEMI-COVID”. También se ha dado cuenta de los proyectos del Grupo de Enfermedades Infecciosas (GTEI) en el presente y de sus perspectivas para acciones futuras.

En relación a las experiencias científicas del Registro SEMI-COVID-19, se han desgranado algunas de las principales claves de estudios vinculados a este registro, entre ellos los que abordan la relación entre la diabetes y la COVID-19, o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y la infección por SARS-CoV-2. También se han expuesto datos sobre el perfil clínico del paciente hospitalizado por este virus y sobre grupos fenotípicos y síntomas en COVID-19. Asimismo, se ha tratado también la enfermedad tromboembólica venosa (ETV) durante la hospitalización por COVID-19 y se han expuesto datos del Registro Informatizado de Pacientes con Enfermedad Tromboembólica (RIETE).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.