Aficiones y clubes populares contra el proyecto de Superliga

Ante lo anunciado ayer por doce clubes de la superélite europea, entre ellos tres de nuestro país:  Club Atlético de Madrid, Fútbol Club Barcelona y Real Madrid Club de Fútbol, de proceder a la creación de una liga semicerrada fuera de la pirámide del fútbol europeo, desde FASFE-Accionistas y Socios del Fútbol Español, en nombre de decenas de miles de aficionados de nuestro país, muchos de ellos seguidores de los clubes implicados y del movimiento del fútbol popular, formado por clubes democráticos de orientación comunitaria, queremos manifestar:
PRIMERO – Nuestra oposición a la implantación de una competición que elimina el sistema de clasificación por méritos deportivos y la solidaridad en el reparto de ingresos. En completa consonancia con las redes de aficionados europeos a las que pertenecemos, Football Supporters Europe y SD Europe, creemos que los aficionados y aficionadas no podemos permanecer impasibles ante este atentado que en nombre de la codicia pretenden perpetrar algunos de los clubes más ricos de nuestro continente. Los problemas financieros del fútbol, que son de todos no solo de los clubes más ricos, se resuelven con salarios y comisiones de traspasos adecuadas a la actual realidad económica, no dinamitando el principio de solidaridad del fútbol europeo.
SEGUNDO – Instamos al gobierno español a que supere su tímida y equidistante respuesta inicial y a que, en nombre del modelo europeo de deporte, siga el consenso de los gobiernos continentales y de la Unión Europea contra este proyecto. Creemos que, junto con la RFEF y LaLiga, el gobierno debe trabajar para que el cisma de la codicia no se materialice. No debe seguir haciendo dejación de sus responsabilidades en el sector, las aficiones llevamos año demandando, por ejemplo, que lo regule para evitar la proliferación de operaciones opacas, elusión fiscal y blanqueo de capitales que se manifiestan a menudo en las operaciones de traspaso y en las modalidades de remuneración de las grandes figuras.
TERCERO – Demandamos a UEFA, RFEF y LaLiga, que en consonancia con lo manifestado tras el anuncio del proyecto de la denominada Superliga, emprendan un diálogo con todos los grupos implicados en nuestro deporte, incluidas las aficiones, sobre las necesarias reformas que hay que acometer, que tal como nuestros compañeros europeos de SD Europe han manifestado, deben incluir más solidaridad, no menos.
CUARTO – Por último y siguiendo con la exigencia de una mínima coherencia expresada en el punto anterior, demandamos a los órganos de gobierno de nuestro fútbol y a nuestro gobierno que sigan las recomendaciones de las autoridades de la Unión Europea y establezcan canales estructurados para la participación de las aficiones en el gobierno de nuestro deporte. Nuestro fútbol necesita más democracia para evitar la concentración de poder en sus entidades más obscenamente ricas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.