Apenas “Velocidad de crucero” de vacunacion en EEUU. Vientos de “calma chicha” en Europa. Por Jesús Antonio Rodríguez Morilla

Doctor en Derecho por la U.C.M. (Cum Laude) Licenciado en Derecho. Certificado-Diploma de Estudios Avanzados. (Fundamentos de Derecho de la U.E. y problemas actuales en el ámbito del Derecho Público). Licenciado en Ciencias Políticas. Caballero de Mérito por Real Orden Noruega

Les manifestaba en mi anterior Columna, qué en una próxima, les comentaría acerca del ritmo de vacunaciones.

Al respecto, se viene extendiendo una cierta terminología marinera en España, (no podía ser menos), como la del Titular, pero ¿por qué no?, aplicable a la producción y aplicación de las ansiadas inoculaciones a la población, cuando aún no se logra frenar el número de contagios y muertes en el mundo.

Días atrás, me contaba una de nuestras fuentes (U.S. ARMY), qué llegado el caso de efectividad, la ADMINISTRACIÓN BIDEN y valga el supuesto en este ejemplo, se podría convertir en una especie de USNS-SPEARHEAD, buques expedicionarios de transportes muy rápidos, capaces de alcanzar 43 nudos (unos 80 kms/hora) y con escasa tripulación. ¡Oh, qué poderío, de esperanzas ¡

Periódicamente, transmitimos a nuestros lectores el devenir de nuestros “hermanos mayores”, (el gigante americano), ojeando THE WASHINGTON POST, diario, hoy mejor posicionado políticamente qué en la era Trump por su tendencia hacia el partido demócrata.

Un país, en el que apenas es ya noticia que ronde los 31 millones de contagios, y 550.000 fallecidos, se agarra desesperadamente, como todos, a la evolución de las vacunas y su producción masiva.

Tampoco se crean que allí se encuentran en permanente luna de miel, al sufrir “baji-bajos” de vez en cuando, derrapando como cualquier hijo de vecino, pero, aun así, su potencial sigue intocable.

Ocurre, que cualquier tipo de resfriado, a unos se nos podría convertir en pulmonía doble, pero ellos, usan sus “kleenex” y en paz.

Un ejemplo, lo constituye, el reciente CASO BALTIMORE.

Según información de W.P., junto a otros Medios, la Farmacéutica Johnson & Johnson (Jansen), en su Planta de Producción, situada en Maryland, echó a perder unos quince millones de dosis, debido a error humano, al combinar inadecuadamente antídotos, al unirlos con otros procedentes de ASTRA-ZENECA.

Ni que decir tiene, qué a estos últimos, parece que tuvieran alguna conjunción astral en su contra.

Aun así, según dicha Multinacional, podrían estar en condiciones de entregar unos 24 millones de dosis a finales del próximo abril.

Volviendo al Washington Post, indica, que alrededor del 18% de la población total (+320 millones), o sea, unos 6 millones, se encuentra totalmente inmunizada, y al menos con una dosis, un 31%.

La U.E. con 446 millones de habitantes, y según el CENTRO EUROPEO PARA LA PREVENCIÓN Y CONTROL DE ENFERMEDADES, únicamente el 5.7% de su población se encuentra totalmente vacunada.

Según RTVE, con alguna dosis recibida, el 17.34% al 02.04.2021.

Según datos al 31.03.2021, en EEUU, la Tasa acumulada por Coronavirus (14 días x 100.000 habitantes), es de 260.

Europa, con datos al 05.03.2021, Chequia; Francia; Suecia, Italia y Países Bajos, presentaban Tasas superiores, inclusive a España.

Uno de los recursos qué utiliza la Administración USA para alentar a sus ciudadanos sobre la conveniencia de vacunarse, son los Medios de Comunicación, a través de inversiones millonarias en campañas publicitarias.

El slogan procede de influencia “Obamística”, titulándose: WE CAN DO THIS.

Probablemente no se tarde mucho en reproducir el modelo en otras latitudes.

Otro de los objetivos prioritarios en EEUU es el relativo a las vacunas para niños y adolescentes, aun considerando su rango inferior de riesgos.

Si resultan aprobadas, estas últimas podrían estar accesibles para del inicio del próximo curso escolar.

La población menor de 18 años en este País asciende a unos 73 millones de personas.

Finalmente destacar, según expertos de aquellas latitudes, respecto al cálculo de duración de inmunidad después de inoculada la vacuna, podría ser de al menos de tres meses, aunque las respuestas de anticuerpos podrían disminuir con el paso del tiempo, las células de memoria pueden reconocer de nuevo al virus de forma permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.