Concienciación ciudadana para garantizar la conservación de los hórreos, señal de identidad del rural gallego

La directora general de Desarrollo Rural, Inés Santé, y el delegado de la Xunta fueron los encargados de participar en la apertura y clausura de la jornada Hórreos, ¿Patrimonio de la Humanidad?

La directora general de Desarrollo Rural, Inés Santé, y el delegado de la Xunta, Gonzalo Trenor, fueron los encargados de participar en la apertura y clausura de la jornada Hórreos, ¿Patrimonio de la Humanidad? organizado por la Fundación Pondal y el diario La Voz de Galicia dentro del ciclo ForoVoz.

Gonzalo Trenor destacó, en el acto de clausura, la importancia de esta jornada de reflexión sobre el valor patrimonial, etnográfico, arquitectónico, cultural y social de los hórreos y puntualizó que “encuentros como estos son la mejor oportunidad para poner en valor unas de las construcciones más características de nuestro mundo rural y una de las muestras más salientables de la arquitectura agraria de nuestra tierra”.

El representante del gobierno autonómico recalcó que, según algunos cálculos, existen en toda Galicia unos 30.000 ejemplos. La falta de un recuento oficial, esa es la cifra comúnmente aceptada y que se basa en la estimación de que en la comunidad hay un promedio de un hórreo por cada kilómetro cuadrado. Constituyen así uno de los principales elementos identificativos de nuestra paisaje y convierten la comunidad gallega en el gran expositor de un fenómeno presente en otras zonas del norte de la Península y de Portugal, así como en áreas tan dispares como los Balcanes, Escandinavia o Japón.

El delegado de la Xunta apuntó que “los cabazos son la expresión más genuina del paisaje de nuestras aldeas y, sin duda, uno de los mejores ejemplos de la arquitectura tradicional por lo que este tipo de encuentros sirven para concienciar a la sociedad de la importancia de estas construcciones que ahora, con el abandono de muchas zonas del rural, pueden correr peligro de desaparecer”.

El representante del Gobierno gallego incidió en que desde la Xunta de Galicia se está haciendo un importante esfuerzo para la protección del patrimonio histórico y natural y en este sentido los cabazos son elementos arquitectónicos vitales en el rural gallego y en la actualidad se convirtieron en un importante reclamo turístico y en toda una seña de identidad gallega. En este sentido, recordó que todos los hórreos construidos antes del 1901 son considerados Bienes de Interés Cultural, por lo que cuentan con una protección especial y no se pueden trasladar sin una autorización.

El delegado de la Xunta recordó que en 1973, un decreto nacional promovió la protección de los hórreos gallegos como elementos patrimoniales y desde entonces varios hórreos de Galicia son considerados monumentos histórico-artísticos y ya son puntos de interés a conocer por muchos de los turistas que visitan esta tierra. “Muy cerca de aquí, en Carnota, tenemos dos ejemplos de este fenómeno como son el conjunto monumental de Lira y el hórreo de Carnota, dos de los monumentos de este tipo más visitados en la comarca y en Galicia”, subrayó Trenor.

Inauguración directora general

En su intervención en la jornada de inauguración, Inés Santé destacó la relevancia de estos elementos patrimoniales para el rural gallego, tanto desde el punto de vista estrictamente agrario cómo por su riqueza cultural y etnográfica. En este sentido, apuntó que por parte de la Agencia Gallega de Desarrollo Rural se trabaja en la mejora y recuperación de estos espacios, así como en el incremento del nivel de vida de la población, a través de iniciativas como los proyectos singulares.

Estos proyectos se centran en la puesta en valor de la oferta de ocio, deporte, cultura o cualquier otro servicio básico en el campo y buscan también promover la vida en comunidad en los núcleos rurales y mejorar la estructura del territorio mediante la valorización de distintas infraestructuras. Se trata además de potenciar elementos de la identidad colectiva que sirvan para el reconocimiento y vinculación de los vecinos con el lugar donde residen.

Así, mediante estas iniciativas, que se formalizan a través de convenios de colaboración con distintos ayuntamientos gallegos, no solo se busca recuperar y poner en valor elementos del patrimonio natural, cultural y etnográfico sino, al tiempo, generar riqueza y empleo, elementos claves para fijar población en el rural.

Inés Santé recordó finalmente que en los tres últimos años se llevaron a cabo más de 30 iniciativas de este tipo, que contaron con una aportación por parte de la Consellería de Medio Rural de alrededor de dos millones de euros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.