La superación en tiempos de pandemia; un limiano baja de 203 a 68 kilos en 12 meses a base de deporte y voluntad

José Antonio Parente Camino, de 31 años, es una persona muy conocida y apreciada en la comarca ourensana de A Limia y en general en toda la provincia. Nacido en Xinzo de Limia y licenciado en Historia, su vocación política le llevó desde joven a colaborar con el PP. Es desde hace siete años el presidente local de Novas Xeracións del PP en su villa natal y durante cinco ocupó el cargo de responsable provincial en Ourense de la agrupación juvenil del PP. Fue candidato en la lista popular a los comicios locales y autonómicos, pero finalmente no consiguió entrar ni en el Concello de Xinzo ni en el Parlamento Gallego.

Parente es hoy una persona completamente diferente a antes de la pandemia. Su carácter, su bonhomía y su don de gentes no ha cambiado, pero sí su físico. En un año bajó de los 203 kilos a los 68, 135 menos. El secreto de su historia es como él mismo define “un cambio de chip mental”. Su obesidad no obedecía a un abuso de comida o bebida, sino como él afirma “a deixadez”. “A miña nai levoume algunha vez ao endocrino, pero nunca tiven problemas serios de saúde pese a estar gordo. O sedentarismo e a falla de actividade física e deporte foron os responsables desa situación. Non tiven diabetes nin outras afeccións serias”, señala. El estrés o la angustia ocasional por los problemas del día a día provocaba que, a veces, acudiera a la nevera en vez de salir a caminar, según confiesa.

Con todo, su estado físico limitaba a Parente, “eu sempre foi un apaixoado do fútbol. Pero non podía practicalo. Tampouco podía ir cos meus amigos as excursións por bicicleta. Por outra banda, saquei a conclusión de que o estado físico non me beneficiou no eido laboral e incluso no político”, remarca. “Iso nunca me pasou en Xinzo ou en Ourense, pero notei en algunha ocasión,, por exemplo en Santiago, que un bo aspecto físico é importante para algunhas personas para o desenrolo da actividade política. Prima a beleza física ou, a lo menos, estar en boa forma. Creo que ahí, as veces, existe algo de micromachismo, pero é o que penso”, considera.

Todo cambió hace ahora algo más de un año. “O meu cambio do esquema mental empezou o 10 de enero do 2020. Comencei a facer deporte en serio durante o confinamento. Na terraza da miña casa, de solo 7 metros de longo, facía unha media de 20 kilómetros. Aparte, también facía algo de bici estática. En total, moitos días, adicaba ao esforzo físico unha media de seis horas diarias”, expone.

Además del deporte, su cambio de alimentación fue radical. Dejó de comer carne de cerdo o de vacuno, no toma bebidas azucaradas o alcohólicas y sigue una dieta correcta, con pescado y carne blanca como bases.

Así se pierden 135 kilos en poco menos de 12 meses. Ahora hai una pequeña pega, “pese a que alimentome moi ben, sigo baixando de peso, aínda que estabilizado en torno a os 68 ou 70 kilos”.

“Agora síntome outra persoa. Hai moita xente a que non veías en moito tempo polo confinamento e pasan pola rúa e non te coñecen”, asegura. “Baixei da talla de pantalón 62, que costaba moito encontrar, a unha 38. No torso dun nivel 6 XL a un S”.

“Recomendo as persoas que poidan estar con sobrepeso que fagan estos esforzos. Encóntraste máis forte física y psicoloxicamente e melloras a túa saúde. Agora e gracias ao meu amigo Vila fichei polo Leiro e vou xogar na Primeira Autonómica de fútbol. Algo que ér un soño para min e que ata agora non era posible”, sentencia.

 

2 comentarios

  • antero ordoñez

    hombre que bueno, ahora por haber adelgazado tendra que arreglar los trajes regionales que le hice, y uno, la ropa de diario, lo podre cobrar,

  • DIEGO ARMANDO FILFAS

    PERO ESTE ANIMAL DI QUE NON BEBE ALCOHOL E O SABADO PUXOSE COMO UN CAN NA CENA DE EQUIPO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.