El asalto al anillo de la NBA arranca con muchos aspirantes y con los Lakers en peligro

El inicio de la primera ronda de los play offs de la NBA ha dejado claro que nada está claro. La igualdad y la incertidumbre son máximas. Por primera vez en muchos años cinco o seis equipos (Utah, Clippers, Lakers, Sixers, Bucks y Nets) tienen opciones reales de alcanzarse con el ansiado anillo que corona al mejor equipo de la máxima competición por clubs del baloncesto mundial.

Las sorpresas, más o menos acentuadas, van a estar a la orden del día hasta que a finales de julio se proclame al vencedor. Hay varios conjuntos que pese a no partir a principios de campaña como aspirantes serios al título, pujan hoy muy alto en las apuestas. Otros, por el contrario, bajan sus cotizaciones de forma progresiva. Con todo, a 7 partidos, siempre puede suceder lo imprevisto.

El caso más llamativo en este sentido se da en el Oeste y es el de los Lakers del rey Lebron James, actuales campeones. Las lesiones de sus dos hombres claves, el propio King James y Davis, han mermado en los últimos meses el nivel de los angelinos, que acabaron clasificándose para la fase final sudando la gota gorda. Su primera derrota en la eliminatoria ante los Suns (una de las agradables sorpresas del año, con el sublime escolta Booker al comando) puede ser el preludio de un desastre prematuro. La aportación de Gasol es ya testimonial, los triplistas no carburan y las estrellas del equipo están aún a medio gas tras sus dolencias. Solo una reacción de sus dos all-stars les reactivará. A partir de ahí, la categoría de la plantilla puede darle la vuelta a la tortilla y volver a otorgarles pleno favoritismo.

Dallas puede ser otra novedad. Doncic está que se sale y aunque su rival en primera ronda, los Clippers, es mejor conjunto, no es la primera vez que los de Leonard y George (tal vez la mejor plantilla de la competición) dan el gatillazo. Ya sucedió el año anterior. Se prevé una eliminatoria muy igualada e incierta. Si los del esloveno de 22 años dan finalmente el petardazo y pasan, el cielo es su límite.

Portland también asusta. El seguro MVP 2020-2021 Jokic, líder de Denver, puede no bastar para superar a los de Oregón. Lillard es uno de los mejores bases de la liga y tal vez se impongan a los Nuggets. La baja de Murray, lesionado hace meses, resta enteros al plantel pese a la enorme clase del pívot serbio y a un grupo de buenos complementos como el alero Porter o el argentino Campazzo.

El cruce más desigual en el Oeste semeja ser el de Utah, con el mayor número de victorias de la liga y con el factor cancha a su favor, ante los jóvenes Memphis de Ja Morant. Los del estado mormón deberían imponerse,  pero sus rivales son aguerridos y descarados y sin nada que perder, lo cual puede igualar la contienda.

Con este panorama no es descartable nada. Desde una final de Conferencia Utah-Lakers, Clippers-Portland, o incluso Dallas-Phoenix. Todo está muy abierto.

Similar discurso vale, en menor medida,  para el Este. Los Sixers no deberían tener problemas para someter a los Wizards en la primera eliminatoria. El choque entre New York y Atlanta tiene ligero favoritismo de los segundos, con el anotador Trae Young y el serbio Bogdanovic como figuras.

Donde puede acontecer cualquier cosa es en el duelo entre los Bucks del griego Antetokoumpo y los Miami Heat, finalistas en 2020. Los del heleno tienen mejor rotación y mejor juego interior, pero en el primer encuentro ya se verificó una enorme paridad. Los de Florida defienden como espartanos y son un conjunto peleón donde los haya.

Los Nets del triángulo estelar Durant, Irving y Harden atesoran un poderío anotador como para parar un tren y vencerán con solvencia, salvo debacle, a los Celtics. Se cruzarían luego con Bucks o Heat en semifinales de conferencia y ahí se verá su potencial real. Sus problemas en defensa y rebote son patentes por momentos. Por clase pura y dura, son el ataque más mortífero de la NBA, con cinco triplistas monumentales, pero tal vez eso no sea suficiente.

Así, los Sixers apuntan a casi seguros finalistas en el Este, tal vez contra Bucks o Nets. Atisbar augurios sobre el devenir de esa hipotética eliminatoria es harto complejo.

El resultado de la final entre el campeón del Oeste y el Este tampoco es fácil de adivinar. Todo dependerá de posibles lesiones, aciertos de los jugadores clave, bajones de forma de las estrellas de los equipos y decisiones tácticas. Hasta dentro de dos meses quedan muchos finales de infarto, canastas inverosímiles y emoción a raudales antes de saber quién se llevará el anillo más disputado de la última década.

Fotografía. NBA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.