La denuncia de David Beriain sobre la dictadura venezolana. Por Iñaki Anasagasti

Pensé que con los cambios habidos en EITB  iba a mejorar en algo un servicio esencial como son  los servicios informativos de ETB. No es así. La información exterior es  mala y parcial y la vasca, en general, está demasiado  centrada en lo que Sortu ha elegido para erosionar al Gobierno Vasco como es la pandemia. Se dan casos de manipulación escandalosa. Quieren convertir una desgracia en la crisis del Gobierno Vasco. Y en eso están. Me encantaría se hiciera un estudio comparativo.

En otra línea, pero igual de grave, voy a poner el caso del periodista asesinado David Beriain que ha tenido amplio despliegue informativo porque el asunto lo merecía pero nos hemos quedado con la  sola copla de que le han matado por tratar de denunciar la caza furtiva en Burkina Faso, que es verdad, pero no solo hizo eso. Era toda una personalidad en sus denuncias tan valientes como bien hechas.

El navarro asesinado hizo muchas cosas más, y muy importantes que marcaron su perfil, que no han sido reseñadas o por falta de trabajar en la trayectoria  del periodista asesinado o porque no es políticamente correcto para ese falso mundo progre de algunos periodistas  denunciar lo que hizo Berian en Venezuela como esa denuncia descarnada sobre  la situación de un país bajo varias dictaduras, una de ellas la del secuestro.

En varios medios si lo han destacado ya que no hace tanto, en 2018 presentó «El Negocio del Secuestro en Venezuela» y en 2010 dio detalles de la estructura armada irregular que apoyaba al gobierno de Hugo Chávez más allá de los cuarteles. Si la democracia es un régimen de opinión pública, a la sociedad vasca se le hurtan estos datos.

La muerte de Beriain la lamentaron varias figuras reconocidas de la política y el periodismo, pues durante sus años de trabajo se dedicó a investigar sobre temas controvertidos. Sus reportajes, la mayoría de ellos audiovisuales, contenían denuncias sobre hechos de corrupción, delitos y conflictos armados.

David Beriain nació en 1977 en Artajona  y cubrió conflictos armados en Irak, Afganistán, Sudán, Colombia y Pakistán, desde 2002. Sin embargo, no fue sino hasta 2015, cuando dio un gran salto a la fama, al realizar una serie de documentales llamada Clandestino para Discovery Max. Uno de los más recordados es el reportaje Diez días con las FARC, porque consiguió ser uno de los pocos periodistas del mundo que compartió con la guerrilla colombiana frente a frente.

Una de las historias de la serie documental Clandestino, que logró su nominación nuevamente al Real Screen Awards, se tituló El Negocio del Secuestro en Venezuela; un capítulo donde reveló que los policías eran quienes dirigían la red de secuestros en el país. Su publicación fue en 2018 y en ese momento Beriain describió así la situación: «Hablar con un grupo de secuestradores que eran policías en activo nos desnudó de una forma estremecedora la realidad del país. En ese momento cobraban un salario de menos de cinco euros al mes. Se acaba de aprobar una ley que les impedía pedir la baja de servicio o abandonar el país bajo pena de ser acusados de traición».

Si bien el documental de 2018  hizo relucir su nombre entre los venezolanos, su primer trabajo en Venezuela se hizo en 2010 y se llamó Los Guardianes de Chávez, pieza en la que condensó la jerarquía militar del gobierno de Hugo Chávez y la admiración de sus seguidores por la lucha armada, la banda terrorista ETA, las FARC, entre otras cosas.

María José Ugarte ha sacado a relucir estos datos que deberían haber sido reseñados también a la hora de hablar de un gran periodista, desgraciadamente asesinado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.