22 años de prisión para el policía que mató a George Floyd

Tras ser hallado culpable el pasado mes de abril por los tres delitos que se le imputaban, Derek Chauvin el policía de Mineápolis acusado de matar al afroamericano George Floyd ha sido condenado a 22 años y medio de prisión en un proceso histórico que ha servido como caballo de batalla contra la brutalidad policial en Estados Unidos.

El juez Peter Cahill ha leído la sentencia, sensiblemente inferior a los 30 años que pedía la Fiscalía, en una sesión celebrada en el tribunal del condado de Hennepin, donde Chauvin fue hallado culpable en abril por un jurado del asesinato de Floyd. Esta condena supone un paso más para una de las mayores oleadas de protestas ciudadanas del presente siglo y un triunfo del movimiento internacional Black Lives Matter.

Chauvin ha ofrecido sus condolencias a la familia de Floyd antes de la lectura de la sentencia. «Habrá información en el futuro que podría ser de interés y espero que les dé, de alguna manera, paz mental», ha dicho, además, dirigiéndose a los familiares de George Floyd, en un juzgado de Mineápolis.

Estas ha sido las primeras palabras que se escuchan de Chauvin en el juzgado después de que se negara a declarar durante el juicio que duró seis semanas entre marzo y abril pasados. El exagente ha permanecido en todo momento sentado en el banquillo de los acusados llevando una mascarilla y cuando todos terminaron de hablar se acercó al estrado y se quitó la mascarilla para dar su declaración.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.