Cómo le veían a Juan Ajuriaguerra en 1978, por Iñaki Anasagasti

He encontrado este suelto de la revista Cambio 16, en aquellos años la gran referencia informativa sobre la personalidad de Juan de Ajuriaguerra, que optaba a la Presidencia del Consejo General Vasco. El PNV tenía el mejor derecho pues había ganado las elecciones, pero se pusieron de acuerdo el PSOE con UCD y el presidente fue Ramón Rubial. Ajuriaguerra falleció en agosto de ese año. Encajó el golpe y siguió trabajando porque consideraba que el país, que estaba en el suelo, había que ponerlo en pie.
La reseña de Cambio 16 decía lo siguiente:
“A Juan Ajuriaguerra, 74 años hombre enérgico y duro, a veces áspero y cortante, continúan considerándole hoy como el personaje autoritario y fuerte del Partido Nacionalista Vasco. Sus largos años de cárcel, sentenciado a muerte durante 800 días, marcaron el carácter del que serla durante cerca de cuarenta años jefe indiscutible del partido en el interior.
«Axpe»
Criticado por muchos de sus anti¬guos compañeros, pero siempre respetado «axpe» -nombre de guerra que utilizó en la etapa clandestina- ha sido también temido por sus enemigos. Su pequeña estatura y su complexitud fibrosa esconden una energía y un nervio insospechados. Refiriéndose a aquellas reuniones anecdóticas con varios dirigentes del partido en el exilio, algunos de éstos le calificaron de «dictadora y «cascarrabias». Sin embargo, todos reconocían sus dotes organizativas y políticas y su valentía como luchador antifranquista y nacionalista vasco.
Ante la pugna que mantendrán los estados mayores políticos durante los próximos días para el puesto de presidente del Consejo Vasco. Ajuriaguerra apoya la postura de su partido, considerando que el cargo debe recaer, por experiencia y tradición en las instituciones vascas, en un nacio¬nalista: «El presidente debe ser un nacionalista, pues le dará al Consejo mayor especificidad al cargo en la medida que el PNV está circunscrito sólo al ámbito de Euzkadi», declaró el dirigente peneuvista.
Sobre la función del Consejo y la labor de su presidente, el diputado vizcaíno añadió: «EI Consejo es un instrumento de trabajo para empezar a hacer cosas. Es un organismo administrativo para conseguir los conciertos económicos y preparar la futura autonomía con el estatuto. La prensa ha dado demasiada importancia a esta fase preautonómica y, desgraciadamente, esta supervaloración política se inició con el proceso catalán. En cuanto a la función del presidente, éste va a ser uno más entre los otros componentes del Consejo. Será una institución colegiada. Sin embargo, alguien tiene que representar de cara al exterior al Consejo y cumplir las funciones de mediador. Será distinto al proceso catalán; Tarradellas tiene función ejecutiva presidencial y ha sido nombrado por decreto, el nuestro será elegido por todos los consejeros designados por los partidos. Desde el comienzo de la negociación nos opusimos a que el Gobierno realizara este nombramiento por real decreto”.
(Cambio 16 – Nº 319)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.