El inicio del invierno en el hemisferio sur, una nueva amenaza para los venezolanos desplazados

La llegada del invierno al hemisferio austral y los efectos devastadores de la pandemia del coronavirus en los países del sur de América Latina representan una seria amenaza para la salud y los medios de vida de los refugiados y migrantes venezolanos, alertó este miércoles el organismo de las Naciones Unidas encargado de proteger a estas personas.

La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) cifró en dos millones el número de venezolanos asentados en Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay, y alertó que algunas de estas siete naciones cuentan con unos de los mayores índices mundiales de infecciones y muertes por COVID-19.

Aunque las respuestas sanitarias nacionales han incluido a la mayoría de los venezolanos, el acceso al tratamiento de otras enfermedades, incluidas las asociadas a la temporada de invierno, se ha vuelto cada vez más difícil con los hospitales funcionando a plena capacidad, destaca ACNUR.

A nivel socioeconómico, las medidas de prevención contra el COVID-19 también han provocado un gran impacto en los países de la región. La agencia de la ONU calcula que la gran mayoría de los venezolanos, entre el 80 y el 90%, han perdido sus empleos durante la pandemia, sobre todo los que trabajaban en la economía informal.

Ante esta complicada realidad y con la llegada del invierno, los refugiados y migrantes venezolanos se enfrentan a un aumento de la pobreza, los desahucios, la imposibilidad de comprar calentadores, combustible, ropa y medicinas y un recorte en los gastos dedicados a comida.

El representante regional de ACNUR para el sur de América Latina, Juan Carlos Murillo, destacó que “a pesar de los encomiables esfuerzos de los países de acogida, para reducir tanto sufrimiento se requiere más apoyo para hacer frente a las crecientes necesidades“.

En vísperas de la Conferencia Internacional de Donantes en solidaridad con los refugiados y migrantes venezolanos, organizada por Canadá el jueves 17 de junio, la agencia de la ONU llamó a los países para que se comprometan a brindar su apoyo.  Igualmente, calificó de “alarmante” que el Plan Regional de Respuesta para los Refugiados y Migrantes de Venezuela cuente con una financiación insuficiente.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.