Los estrados y el tercer tiempo: Vida colegial. Por José Manuel Dapena Varela

En el rugby (y en otros muchos deportes) está institucionalizado el llamado “tercer tiempo”: el periodo en el que, con el partido ya concluido, se relativiza la rivalidad y prima la confraternidad de quienes se han batido en buena lid. Allí se disculpan los choques, se alaban las buenas jugadas y se descubren otras facetas personales de compañeros y adversarios.

Uno de los abogados que tutorizó/apadrinó mi aterrizaje en el ejercicio profesional de la Abogacía expresaba, con jocosidad, que los pleitos se ganaban como propios, se perdían como ajenos y se minutaban como a enemigos. Risas aparte, no he conocido a ningún abogado/a a quien le gustase perder ni a las canicas.

Rematado el juicio (finalizado el combate), la deferencia y el respeto hacia el colega de profesión no debiera provenir de una exigencia deontológica, sino de la mínima cortesía y educación exigibles. Brindar un “tercer tiempo” a esa relación posprofesional resulta una iniciativa bienvenida y aplaudible. Lo que pasa en estrados se queda en estrados.

El Colegio de Abogados de A Coruña, (a través de su Decano y su Junta de Gobierno) ofrece impulso y amparo a diversas actividades extraprofesionales; entre ellas, las “andainas” colegiales: “mens sana in corpore sano”…. jjjjjj

Del éxito y magnífica acogida de las “andainas” dan fe su número acumulado (vamos hacia la XIV), la concurrencia de colegiados/as (con familiares, amigos y allegados) y el estupendísimo ambiente reinante antes, durante y después de los itinerarios, cada cual a más espectacular o curioso. La provincia de A Coruña está repleta de lugares con encanto, de rutas maravillosas.

Esta semana, tras el obligado parón por la pandemia, se ha retomado la actividad de senderismo con una corta ruta circular en torno al Faro de Mera y Seixo Branco. ¡Qué ganas había de ponernos de nuevo en marcha!

Y tras la “andaina”, el tercer tiempo.

Si lo que pasa en estrados, queda en estrados; lo que pasa en el tercer tiempo de la “andaina” queda en la “andaina”… jjjj Venid a descubrirlo. Seréis bienvenidos/as. Se hace camino al andar.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.