Redes virtuales y SDN

El año 2020 sirvió de impulso para que la transformación digital se convierta en una realidad cada vez más latente. Desde las pymes hasta las grandes empresas, el teletrabajo se instauró como una nueva forma de llevar a cabo las tareas dentro de una organización.

En tal sentido, también incrementó la complejidad de las infraestructuras de red y comenzó a instaurarse redes definidas por software o SDN. De acuerdo a las estadísticas, el uso de soluciones SDN no es algo pasajero, sino que se espera que tenga un crecimiento anual del 19%.

¿Qué son las redes SDN?

Las redes SDN o redes definidas por software, son redes que ayudan a gestionar y controlar los componentes de un hardware mediante el uso de un software.

Este tipo de redes están estrictamente basadas en programas informáticos y tienen como propósito principal controlar todos los dispositivos de red desde un mismo sistema, sin depender de la infraestructura física como tal.

Con una SDN, se pueden controlar redes de hardware tradicional o redes virtuales, todo desde el mismo software. Por ello, figura como una excelente herramienta para pymes y cualquier negocio que se haya inmerso en la virtualización.

¿Cómo funcionan las redes SDN?

En principio, cabe destacar que las redes SDN están completamente desvinculadas del hardware. La SDN lo que hace es separar los planes de control, dejando en el hardware el plano de datos que reenvía el tráfico y en el software el plano de control que define donde será enviado dicho tráfico.

En tal sentido, los administradores de red pueden controlar y programar toda la red en un mismo panel de control. Esta centralización evita que se requiera programar dispositivo por dispositivo toda la red.

Con respecto a la arquitectura de las ADN, destacan tres componentes clave: aplicaciones, controladores y dispositivos de red. Las aplicaciones comunican toda la información de la red en conjunto para que los controladores puedan utilizarla y así, decidir como se enrutarán los datos.

Luego, esa información es recibida por los dispositivos de red para trasladar los datos a través de la red. Los tres elementos pueden encontrarse en ubicaciones físicas diferentes, así como los conmutadores pueden estar integrados en el hardware o el software.

Ventajas de las redes SDN

  • Ahorro de tiempo y mayor velocidad. Debido a que el control del tráfico se centraliza en un mismo controlador, los administradores de red ahorran tiempo para programar y controlar toda la red. De esta manera, la velocidad de gestión es superior y no se tiene que llevar a cabo el proceso manual.
  • Infraestructura de red personalizable. Con la red definida de software, las infraestructuras de red pueden ser cambiadas y ajustadas en tiempo real según sean las prioridades acerca de qué aplicaciones requieren de mayor disponibilidad.
  • Mayor seguridad en la red. Con un software definido, es más fácil obtener una visión integral de la red, incluyendo las posibles amenazas y fallos de seguridad en la misma.

Diferencias entre una red SDN y las redes tradicionales

La principal diferencia entre ambas es que las redes tradicionales cuentan con una infraestructura basada en el hardware, mientras que las redes SDN se basan en un software.

En las redes SDN, todo el control está centralizado en una misma interfaz, siendo más flexibles y permitiendo realizas ajustes de todo tipo desde un mismo controlador.

Por el contrario, las redes tradicionales cuentan con instancias de control en cada dispositivo de la red, estando integrados directamente en el hardware de cada uno de ellos.

Con respecto a la arquitectura de red, las redes tradicionales son muy difíciles de modificar, mientras que las SDN son más flexibles y personalizables según lo amerite el momento especifico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.