Se complica el gobierno de coalición en Lugo 

@gonzalogsoto

En el edificio emblemático de la Praza Maior de Lugo, (Ayuntamiento), en sus dependencias empiezan a sonar ruido de sables entre los dos partidos que forman el “gobierno municipal”, aunque la apertura de la guerra viene del lado “rojo” del gobierno. No es un gobierno de coalición el que gestiona la política municipal, es un reparto de poder entre PSdeG y BNG, que Rubén Arroxo, en el Concello, está sacando rentabilidad política por su capacidad de gestión y cercanía a la ciudadanía.

Conscientes de la pérdida de credibilidad socialista, se aceleran los acontecimientos en los que una parte de los discípulos del puño y la rosa del gobierno local, quieren romper de forma inminente la coalición con un BNG, que aunque con algún matiz, se dedican a trabajar ocupando grandes espacios mediáticos, en detrimento de la alcaldesa, que se ha puesto de perfil sin entrar en arreglar los problemas reales de los lucenses.

Álvaro Santos y un comilitón de la alcaldesa Lara Méndez, están alborotando el gallinero para una más que pronta ruptura del gobierno local. Otros socialistas, creen que se debe esperar y no entrar en una guerra, en la que hay más que perder que ganar.

Las direcciones provinciales y autonómicas del PSOE mantienen silencio, pero cada una podría ir en una dirección diferente en este tema. De todos es conocido en enfrentamiento que existe entre Tomé y Álvaro Santos, escenificado públicamente por Santos en redes sociales, donde manifestaba que Tomé no lo representaba, aludiendo al comentario efectuado por el presidente de la Diputación sobre la vestimenta de Elena Candia.

La calle dictará sentencia y la realidad es que los socialistas caminan hacia el brocal del pozo donde pueden ahogarse en los próximos comicios electorales, mientras que el BNG  va camino de jugarse la alcaldía a cara o cruz con el Partido Popular. Todo hace indicar, que el PSdeG quedará fuera de la batalla, más por demérito propio, que por mérito de los rivales.

La guerra cainita emprendida por Santos y Cía, no exculpa a la alcaldesa y al edil “revolucionario” de aclarar la verdad a la ciudadanía sobre el tema Garañón. Los lucenses quieren saber cuál es el coste total del despropósito urbanístico que va a ser derribado, costándoles, de principio, un millón de euros a los lucenses. El jinete, que montado en un garañón deseaba ser coronado en Lugo con laureles de gloria, se ha escondido en la cueva “Nonato” provocando entre sus fieles, una reacción propia de derrotados en las cloacas de la mentira política, sin asumir responsabilidades, entablando guerras cainitas para hundir el barco socialista, capitaneado, de momento, por Gonzalo Caballero.

Echando mano de la hemeroteca, encontré una entrevista en El Progreso a Miguel Couto, exconcejal de Urbanismo del Concello de Lugo, donde explicaba  el coste que puede tener para las arcas municipales el “Caso Garañón

¿Cuánto dinero nos va a costar? 

“Eso depende mucho de la demanda de responsabilidad patrimonial. Desde luego, no los 25 millones que piden, porque en ella incluyen un montón de conceptos, lo habido y lo por haber, lo construido y lo no, cuando no tiene licencia para haberlo hecho. Habrá que ver cómo están hechos los cálculos. Yo creo que si se negocia bien se puede arreglar por menos de cuatro millones”.

Esa es la realidad que debe afrontar la Alcaldesa y el responsable de Urbanismo, decir la verdad a los lucenses, las alharacas de la manipulación política tienen, como la mentira, las patas muy cortas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.