Un trabajador de la TVG presenta una demanda por el acoso laboral que sufre por su orientación sexual

El trabajador de la TVG Fito Ferreiro ha interpuesto una demanda ante el juzgado de lo social número 2 de Santiago de Compostela e irá a juicio el próximo 15 de junio a las 13.15 horas por la situación de acoso que lleva sufriendo desde hace años por su “actividad sindical, política” y, “de forma especial” por su orientación sexual, “por ser homosexual”. Antes de llegar a los tribunales, Ferreiro había mandado un escrito a la Dirección de Recursos Humanos del ente público y había interpuesto una denuncia previa ante la comisión de acoso de la CRTVG.

“Hago pública esta situación de acoso, mobbing y LGTBIfobia para visibilizar el hostigamiento que sufrimos las personas LGTBI en nuestro entorno laboral. Y para animar a todas las personas que sufren acoso por LGTBIfobia en el trabajo a que se animen a visibilizar su problema”, afirma el reportero gráfico, que recuerda que un 70% de las personas LGTBI ha sufrido situaciones de acoso dentro del ámbito laboral y un 60% se ha visto rechazado por sus compañeros y compañeras, pero solo un 10% se atreve a denunciarlo, según un estudio realizado por fuentes sindicales en el año 2019.

Ferreiro comenzó a vivir este acoso a partir de 2005, cuando se aprobó la ley de matrimonio igualitario. “Yo llevaba en el activismo LGTBI desde 1998, pero fue ese año cuando di un salto como activista, pasando a ser entrevistado por medios locales, gallegos y nacionales”, explica. Justo en ese momento en que empieza su exposición pública, desde la TVG dejan de enviarlo a hacer reportajes, viajes y eventos especiales, algo que hacía con asiduidad hasta entonces, y lo destinan al Telexornal mediodía, con horario de 7.30 a 15.00.

Además, a partir de ese momento le asignan solo noticias de las denominadas “de color”, informaciones secundarias que iban desde el número 27 hacia abajo en la escaleta de los informativos. También desde ese año 2005 dejaron de encargarle sustituciones por enfermedad y vacaciones en la delegación de A Coruña de la TVG, unos trabajos que venía realizando desde finales de los 90.

A esto se añade que Ferreiro ha tramitado varias peticiones de traslado urgente a la delegación coruñesa en los últimos años para poder cuidar a su padre, con una dependencia del 69%, sin respuesta. Mientras tanto, explica, ocho reporteros gráficos como él han sido asignados a esta delegación en comisión de servicio y otros compañeros realizan sustituciones de forma habitual. También existe personal contratado en su mismo puesto de trabajo.

El reportero gráfico, que en su denuncia cuenta con el apoyo de FELGTB, CCOO y ALAS, señala que ha sentido “discriminación para realizar nuevos proyectos o trabajos de nivel profesional superior” en la TVG. “Mi orientación sexual ha limitado mis oportunidades laborales y ha hecho que me estancara profesionalmente; se puede decir que han cortado mi carrera profesional”, afirma Ferreiro. “Todas las personas tenemos derecho a una vida digna, libre de discriminación y violencia, y el ámbito laboral debe ser un espacio en el que podamos desarrollar nuestra personalidad plenamente sin miedo a la discriminación ni al rechazo”, reivindica.

La presidenta de ALAS A Coruña, Ana G. Fernández, recuerda que “cuando hablamos de no discriminación en el ámbito laboral estamos hablando también de derechos humanos” y que “la orientación sexual no debería ser un condicionante ni para bien, ni para mal, para el desarrollo profesional de la persona”. Sin embargo, denuncia que según datos de la agencia europea para los derechos fundamentales (FRAN), un 30% de las personas LGTBI en España no se visibiliza como LGTBI en el ámbito laboral por miedo a represalias y que el 40% de las personas LGTBI en España tiene dificultades más o menos graves para llegar a fin de mes.

Por su parte, el coordinador del Grupo de Laboral de FELGTB, David Senabre, ha denunciado que las personas LGTBI sigan teniendo que enfrentarse a este tipo de situaciones y que la LGTBIfobia es una discriminación que genera importantes riesgos psicosociales a quienes la sufren. Por esta razón, ha defendido que la prevención del acoso laboral motivado por la orientación sexual o la identidad de género debería formar parte de las políticas de prevención de riesgos laborales de las empresas. Senabre invita a cualquier persona que sufra LGTBIfobia a seguir los pasos de Ferreiro y denunciar para acabar con el acoso laboral en las empresas.

Del mismo modo, Mary Rodríguez de CCOO FSC Galicia asegura “no vamos a permitir que se menoscaben los derechos de ninguna persona ni la discriminación, el acoso, el rechazo directo o indirecto ni la violencia para las personas LGTBI, especialmente en el ámbito laboral. Reivindicamos y defendemos los derechos del colectivo LGTBI (lesbianas, gays, trans, bisexuales, intersexuales), lucharemos y denunciaremos los actos y actitudes LGTBIfóbicas, vengan de donde vengan, con el objetivo de que los Derechos Humanos sean valorados y respetados.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.