DESDE LOS CANTONES. El próximo 28 se decidirá el futuro de los muelles coruñeses. Por Celso Ferreiro Cobas

En las reuniones previas la alcaldesa presentó un proyecto, similar al del PP de 2018, arrumbado por el PSOE al llegar al poder.

Con la remoción efectuada en el Gobierno Central, con la salida de Ávalos, ministro de Transporte, La Coruña verá afectada la mayor operación urbanística de su historia. El trato directo entre Feijoo y el ministro cesado, quedará en la nube. La codicia municipal por el suelo edificable resultante de los terrenos limítrofes, suscita la “curiosidad” ciudadana por la rentabilización de las plusvalías de solares, provisoriamente adquiridos. La ambición urbanicida es tan pulsátil que aconseja establecer garantías de transparencia y mecanismos de control para que nuestra ciudad no se vea víctima de la falta de ética. El puerto exterior es el principal eje del futuro de La Coruña y es necesario ponerlo inmediatamente en marcha, comenzando por el ferrocarril a Langosteira, para que la recuperación de las dársenas de Baterías y Calvo Sotelo con la liberación de San Diego, haga posible diseñar la nueva fachada marítima y el centro de la ciudad. El ferrocarril a Punta Langosteira es tan indispensable, que mientras que no funcione San Diego, no podrá ser modificado. Por eso conviene estar atentos para que no se haga un uso discrecional del poder y se sustituya la verdad por el comodín del “progreso”. El síndrome de la izquierda rancia, con su nomenclatura ideologizada sobrevuela sobre la buena política, derivada de las convicciones y el amor a la patria chica, y no advertimos en nuestra regidora un sentido aristotélico de la vida.

OTROSIDIGO

El próximo 28 de Julio, se reunirán los representantes de todas las administraciones, sabiendo que no hay condonación de la deuda del puerto coruñés, tal vez cómodos plazos para su amortización, si se constituye un Consorcio y la Zona Franca y la titularidad pública de los muelles. La Xunta y la Autoridad Portuaria han solicitado examinar el texto enviado “in extremis” por la Alcaldesa, el último martes 13, “en el que hay mucho que analizar, “además de humanizar”, como dicen los cursis. La ciudad está en zafarrancho mientras se disponen a trasladar la “intermodal” de entrejardines al pie del Obelisco, lugar de estar y habitar. A la Alcaldesa se le pide que, temas tan vitales para La Coruña sean consultados con la oposición municipal. Conviene distinguir la foto de la imagen.

ANÉCDOTA

En tiempos del Alcalde Molina, alcalde de la ciudad y de todos los coruñeses, para facilitar la dirección del tráfico vinieron varios agentes madrileños. El que ocupaba los Cantones, a la altura del entonces Banco Pastor y Santa Catalina llamaba la atención por sus acrobáticas braceadas. Ahora, con La Coruña en obras, han vuelto los guardias municipales a dirigir transitoriamente el tráfico. “Esta vez no trajeron los agentes madrileños”, preguntaba un transeúnte. “Hacía falta que viniera Ayuso”, desconocía que la señora Ayuso no era alcaldesa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.