La caducidad de la oferta para Sergio Ramos. Por Diego Fierro Rodríguez

Sergio Ramos se despidió del Real Madrid, pero se marchó de una forma que puede dejar mal sabor de boca para el jugador, el club y los aficionados. El futbolista iba a aceptar la oferta de renovación del Real Madrid por una temporada y con rebaja del salario, pero, al llamar, hace escasos días, le dijeron desde el club que la oferta ya había caducado. Sergio Ramos ha afirmado que el ignoraba que ello hubiera sucedido, pero el diario Marca señaló, a principios del pasado mes de marzo, lo siguiente: “Sergio Ramos tiene la palabra. La oferta hecha por el Real Madrid al capitán blanco tiene fecha de caducidad y esta dejará de tener validez antes de que termine el mes de marzo, algo habitual en este tipo de negociaciones. En la primera reunión, Florentino Pérez y Ramos pusieron de manifiesto su parecer y la propuesta siguió en pie, pero no de una manera permanente”.

Luis Díez-Picazo y Antonio Gullón señalan en Sistema de Derecho Civil que “la oferta es una declaración de voluntad emitida por una persona y dirigida a otra u otras, proponiendo la celebración de un determinado contrato”, destacando que “para que exista oferta es preciso que 1a declaración contenga todos los elementos necesarios para la existencia del contrato proyectado, y que esté destinada a integrarse ea él de tal manera que, en caso de recaer aceptación, el oferente no lleve a cabo ninguna nueva manifestación” y que “por la aceptación, el oferente queda vinculado lo mismo que el aceptante, y el contrato es perfecto sin necesidad de ningún otro acto”, de modo que “no constituyen ofertas propiamente dichas las declaraciones de voluntad en las que haya una reserva, implícita o explícita, de una prestación de consentimiento final por el oferente («salvo confirmación» o «salvo aprobación»)”. Los mismos autores habrán de la extinción de la eficacia de la oferta afirmando que “la oferta caduca cuando el destinatario la rechaza expresamente o cuando transcurre el tiempo establecido por el oferente para la aceptación” y, “si no se ha establecido ningún plazo, habrá de entenderse vigente por todo el tiempo que la buena fe o los usos (art. 1.258), atendiendo a la naturaleza del contrato, impongan”.

Ciertamente, podría afirmarse que la oferta de renovación del Real Madrid a Sergio Ramos no había caducado, ya que resulta posible defender que el plazo de vigencia de la oferta se debía extender, al menos, hasta el día 30 de junio, ya que no se había informado por el club al futbolista de la fecha de finalización de efectos de su propuesta. Sin embargo, el conflicto en este asunto no es fácil de resolver, principalmente por las noticias difundidas por Marca.

Sergio Ramos podría haber llegado a pensar en litigar para forzar su renovación con el Real Madrid. Sin embargo, ello habría resultado desproporcionado e inocuo, pues resultaría un factor generador más tensión de la cuenta con un pleito que terminaría, sin ser posible garantizar la victoria procesal para el futbolista, dentro de un año, cuando ya hubiera finalizado la renovación de su contrato con el equipo madrileño. Además, es cierto que, en ocasiones, deben aceptarse derrotas en el presente para poder aspirar a victorias más importantes en el futuro.

Foto portada: PSG

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.