La jeta que fija el precio de la luz intentó subirse el sueldo en plena escalada. Por Iñigo Landa Larrazábal

La presidenta de OMEL (Operador del Mercado Eléctrico), el organismo privado que determina los precios finales de la electricidad, intentó subirse 10.000 euros el sueldo en plena escalada de tarifas.

Carmen Becerril Martínez alegó motivos de equidad con su homólogo portugués, pero el Consejo de Administración del ente se lo negó por una cuestión de imagen. El órgano de gestión de la entidad no consideró apropiado la subida del 3% del salario fijo de la ejecutiva (que en la actualidad está en torno a los 300.000 euros), planteada en el pasado mes de marzo a la Comisión de Retribuciones, Nombramientos y Sostenibilidad, dado que consideraron que la nómina de Becerril ya es equivalente a la del portugués.

Con la equiparación, Becerril pretendía llegar a cobrar alrededor de 450.000 euros anuales entre retribución fija, variable y otros beneficios que incluyen seguro de vida, fondo de pensiones, seguro médico o pagos en especie. Ante la decisión del Consejo de Administración, la máxima ejecutiva de OMEL respondió que se trata de una decisión injusta por una potencial diferencia de género que debería ser revisada por el plan de igualdad en el que trabaja la compañía. Becerril mostró su malestar por lo que considera una falta de valoración del trabajo que ha realizado durante los tres últimos años, periodo que lleva al frente de la entidad, y añadió que la propuesta no tendría ninguna relevancia económica para el grupo.

OMEL se encarga de gestionar los mercados energéticos en España y, entre otras atribuciones, organiza el mercado mayorista de la electricidad, que determina los precios finales de la luz. Junto al operador del mercado portugués, OMIP, conforma el operador del mercado ibérico, OMIE.

Entre sus accionistas se encuentran las eléctricas y los bancos que participan en las subastas diarias realizadas por la entidad para fijar el precio de la electricidad en el mercado mayorista. A ver si a esta jeta la apoya el movimiento feminista al no haber equiparado su desmesurado sueldo con el de un hombre (el citado portugués) y, a ver si la apoyan cuando se enteren de que el pasado 11 de julio fue el domingo con la luz más cara en la historia de «Marca España«.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.