¿Por qué le aplaudían? Por Iñaki Anasagasti

En el colegio nos hicieron una prueba de canto. Había que entonar el “Cantemos al Amor de los Amores”. Terminé a duras penas. ”Tú, a aplaudir” me dijeron. Y aplaudo. Mi oído codifica los sonidos como una chirimía. No obstante apoyo todo lo apoyable del mundo musical. Tras haber fracasado como estudiante de txistu le animé a mi hija Naiara a tocar  acordeón. Mi pobre mujer le compró una de segunda mano que era más grande que ella. Solo supimos que sabía interpretar el Zorionak zuri. Lo demostró cuando mi ama cumplió ochenta años. Fuimos todos a Mutriku. Mi ama, donostiarra, había nacido allí y allí nos fuimos todos con flores a Dña. Itziar. En los postres y al calor del sople de las velas, Naiara tocó el cumpleaños feliz que todos cantamos en euskera. La niña fue la sensación. Hasta  hoy. Fue la primera y la última vez que lo hizo.

Cuando fui portavoz el Congreso en Madrid nos vino el presidente de la Abao, Pako Larrakoetxea  a hablarnos de las bondades de la Opera y de la necesidad de que  se considerase a la ABAO una institución de interés público digna de ser apoyada en los presupuestos generales del  estado. Eran los tiempos del  efímero idilio de Aznar con Arzalluz, cuyo padre había nacido en Bilbao y bautizado en la misma pila bautismal que Sabino Arana y tiempos también de cuando se intercambiaban Ribera del Duero y Txakolí de Getaria. González de Txabarri y yo pusimos sobre la mesa la necesidad de que se abriera una partida para la Asociación Bilbaina de Amigos de la Opera y lo logramos. Se hizo lo más difícil, abrir la cuenta. Y desde entonces la Abao tiene su estipendio anual, algo digno de ser apoyado y que le da a la Villa su toque musical de gran escenario. Seguramente  la actual directiva no tiene ni idea de esta batalla  ya que no nos mandan ni una  tarjeta de navidad, ni un jamón. En su tiempo Cecil Gerrikabeitia nos invitaba a los estrenos. La Opera no es lo mío aunque respete el inmenso trabajo que hay detrás de un montaje de esa categoría y la necesidad de apoyar en Bilbao a gentes que logran la excelencia en los conciertos que se organizan, trayendo a sus programas a seguidores entusiastas de  Logroño, Santander, Gasteiz y hasta  de Donosti.

Todo este preámbulo me sirve para decir que  yo de música poquito, aunque toda mi vida le escuchaba a mi ama decirnos lo amigas que habían sido en Zarautz varias jóvenes, entre ellas Pepita Enbil, de Getaria, madre de Plácido Domingo. La buena de Pepita era nacionalista vasca, cantó en el coro del Gobierno Vasco Eresoinka en el exilio  donde trinó hasta Luis Mariano y me daba sus nombres, y de lo bien que cantaba. Yo conocía toda esa historia y cuando en 1983, Bilbao se inundó, me pareció excelente que Plácido Domingo se ofreciera a cantar en un concierto para ayudar a las víctimas y a la reconstrucción de lo dañado en la Villa. Y mi ama me dijo. ”Si viene tengo que ir, escucharlo y preguntarle por Pepita”. Sin embargo un amigo me dijo.” Ese cumplirá su promesa cuando a las ranas les salga pelo”. Acertó.

Posteriormente le oí  al tenor en varias oportunidades  desmayarse de felicidad ante los éxitos del Real Madrid como si fuera Abascal y su equipo el “macizo de la raza”, aunque sea legítimo y respetable, y cuando en aquel programa de ETB ,”Ocho Apellidos Vascos” le enseñaron  el carnet del PNV de su señora madre, Pepita, de tiempos de la República, reaccionó como lo hubiera hecho el conde Drácula ante un crucifijo y  pensé para mi. ”Este buen señor será un cantante magnífico pero me da que no es de esta  tribu y que Doña Pepita  le transmitió poco de por aquí o él no puso atención a lo dicho. ”No me parece trigo limpio aunque sea un  inmenso  tenor”.

Me falla el oído musical pero no el olfato ya que al poco el intocable tenor fue denunciado por 27 personas anónimas entre las que había mujeres que fueron acosadas o fueron testigos de situaciones de acoso durante dos décadas  teniendo Don Plácido que reconocer los hechos. ”Asumo completamente la responsabilidad por mis actos y he crecido a partir de esta experiencia”. Muy bonito pero la Opera de los Ángeles le dio suela a pesar de su crecimiento.

La historia no acaba aquí. En junio  en un Concierto benéfico organizado por la Sra. Díaz Ayuso eligieron a este señor quien había reconocido haber cometido abusos sexuales contra más de veinte mujeres. La iniciativa no parecía hecha para  ayudar  a trabajar por erradicar esta lacra, sino al parecer para desagraviarle. ¿De quién?. El  gran pulpo se llevó una ovación histórica. Fueron casi ocho minutos en los que gran parte de los 1.620 asistentes fueron poniéndose en pie para despellejarse las manos y gritar Vivas como en la Plaza de Colón. El propio Plácido emocionado dijo lo que le había dicho la capital de España “Plácido, eres nuestro”.

A mí que en el Colegio me mandaron aplaudir digo que en primer lugar no hubiera ido a semejante akelarre sabiendo el blanqueamiento que había detrás, para que prevaleciera la figura de buen tenor sobre sus abusos reconocidos. ¿Por qué hay que aplaudir a un hombre que se aprovechó de su inmenso poder y tras haber confesado haber abusado sexualmente de varias mujeres?. Lo de siempre. Impunidad.

La duda es si le aplaudían por buen cantante o por maltratador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.