RC Deportivo. Yo sí me quedo con Keko. Por @MarcVzqz

En plena reconstrucción de la plantilla herculina, un nombre parece estar sometido a debate, puesto que su futuro se antoja incierto. Mientras el club vuelca sus esfuerzos en dar salida a futbolistas que tienen fichas inasumibles – Uche, Rolan, Cartabia o Borges – Keko Gontán está convenciendo a cuerpo técnico y secretaría tanto como para que se le otorgue el cartel de intransferible. Evidentemente, esto no es tarea fácil. El de Brunete tiene un caché superior a la categoría en la que militará el Dépor el próximo año y, aunque el futbolista se encuentra muy cómodo en el club y en la ciudad, su salario sí puede ser un escollo para su continuidad.

Pero eso no es un aspecto a analizar. O por lo menos, no lo es para mí. Ni estoy dentro del club, ni soy un experto en lo que es la economía del mundo del fútbol. Lo que sí tengo claro es que el club debe hacer todos los esfuerzos que estén a su alcance para que Keko continúe vistiendo la zamarra blanquiazul. Como ya he dicho, es un jugador superior a la 1º RFEF. Entiendo que a muchos les pudo defraudar su rendimiento la pasada temporada, pero si lo analizamos de manera detenida y detallada, Keko fue de lo poco salvable en una temporada de suspenso. Si nos movemos en el campo de la estadística, de los números, comprobamos que el Deportivo sumó más puntos cuando Keko estaba sobre el verde. De hecho, la peor racha del equipo – aquella que supuso el cese de Fernando Vázquez y un difícil inicio para De la Barrera – coincide con unos problemas físicos que mantuvieron alejado de los terrenos de juego al de Brunete durante semanas. Es más, no me quiero imaginar qué hubiese sido de la temporada del Dépor si Keko no llega a anotar este fantástico gol ante el Pontevedra que supuso una victoria que me atrevería a catalogar de crucial.

Entiendo que el mal rendimiento de la plantilla la pasada campaña hace que a cada uno de sus integrantes, o a prácticamente la mayoría de ellos, se les cuelgue de por vida el cartel de “jugador no válido”. Sin embargo, renunciar a un jugador como Keko es renunciar a un talento diferencial. Es renunciar a un jugador que te hace ganar partidos, como ya ocurrió ante el Pontevedra o el Zamora. Es renunciar a tener en banda a un líder al que sabes que puedes dársela, porque el balón no le quema. En una categoría tan igualada y en la que las diferencias son mínimas y vienen marcadas por detalles, es renunciar a un jugador que también te genera peligro en el balón parado. En definitiva, renunciar a Keko es renunciar a que tu equipo sea mejor y más competitivo. Y esa renuncia solo debería darse si económicamente las partes no llegan a un acuerdo.

Valoro muy positivamente el trabajo que se ha hecho en los despachos este último mes y medio. Creo que, además de acertar con la elección del nuevo técnico, cerrar las incorporaciones de jugadores como Menudo, Alberto Quiles, Mackay, Calavera, Elitim o Lapeña supone empezar un proyecto de la mejor manera posible. Ahora bien, si a todas estos fichajes les sumas la continuidad de jugadores que sí ofrecieron un buen rendimiento la temporada pasada, el resultado puede ser una plantilla con grandes capacidades. Y del mismo modo que abogué en su momento por las continuidades de Álex Bergantiños, Villares, Héctor Hernández o Miku, lo haré hasta el final por la de Keko Gontán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.