El pulpo gallego se recupera: más capturas y abundancia de juveniles en el mar

Las descargas y la facturación de la especie en las lonjas gallegas durante el mes de julio superan el promedio de la serie histórica y multiplican por más de seis los registros conseguidos en el mismo mes del año pasado

La directora general de Pesca, Acuicultura e Innovación Tecnológica, Mercedes Rodríguez, presidió esta semana la comisión de seguimiento del plan de gestión del pulpo en la que la Xunta y el sector constataron la mejora de las capturas en el primer mes de campaña en relación con el año pasado y la abundancia de juveniles en el mar, una buena muestra de la situación biológica de la especie.

Los datos analizados en el encuentro muestran que las descargas de este cefalópodo en el pasado mes de julio rondaron los 180.000 kilos, una cifra que está por arriba del promedio de la serie histórica para este mes -que se remonta a la campaña 2003/2004- y multiplican por más de seis las inscritas en el mismo período del año pasado.

La evolución de la facturación de las lonjas gallegas por la venta de este producto también es buena pues superó los 1,6 millones de euros el pasado julio, una cifra muy superior al promedio histórico -de poco más de un millón de euros- y que casi multiplica por siete los 235.000 euros conseguidos en julio del año pasado. Esta subida en los ingresos de los centros de primera venta gallegos por esta especie se debió en buena medida al incremento de su precio medio, que consiguió los 9,22 euros el kilo, el segundo mejor de la serie histórica, solo superado por los casi 10,6 euros registrados en julio de 2018.

La Consellería del Mar y los representantes del sector pesquero también constataron durante la reunión la existencia de abundancia de ejemplares juveniles en el mar, de acuerdo con las capturas que realiza la flota artesanal gallega, lo que debería garantizar el desarrollo sostenible de la pesca en los próximos meses.

La Xunta realiza un seguimiento constante de la situación del pulpo y los datos obtenidos ahora vienen a ratificar los recogidos a finales de la campaña pasada, cuando se vislumbraba una mejora en el estado de la especie tanto por el volumen de capturas como por el reclutamiento de juveniles. No obstante, para proteger el estado del recurso y favorecer su recuperación, la Xunta y el sector acordaron fijar este año una veda de dos meses, más larga que en ejercicios anteriores.

La campaña del pulpo de 2020-2021 fue anómala y debe tenerse en cuenta que la evolución del pulpo suele ser cíclica. En ella, además de la actividad pesquera, influyen otros factores como los medioambientales y los climatológicos, que pueden provocar descensos puntuales en las capturas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.