Una tabla de «Algoritmos» sobre lavadora y encimera. Por Jesús Antonio Rodríguez Morilla

Doctor en Derecho por la U.C.M. (Cum Laude) Licenciado en Derecho. Certificado-Diploma de Estudios Avanzados. (Fundamentos de Derecho de la U.E. y problemas actuales en el ámbito del Derecho Público). Licenciado en Ciencias Políticas. Caballero de Mérito por Real Orden Noruega

Escribíamos a mediados del pasado Enero en este Medio, un Artículo relacionado con los Cuentos de las Mil y una Noches y sus fantasías, trasladadas en aquellos instantes al coste diabólico impositivo del recibo de la luz anclado a nuestros bolsillos.

En aquellos momentos, los Impuestos directos, indirectos y distintos peajes, suponían aproximadamente un 57,25%, viéndose posteriormente reducidos en un 10% en el IVA.

Según El Español, el coste neto de la energía supondría aproximadamente un 30%, o lo que significa lo mismo, casi el doble se iría en impuestos y peajes.

Por otro lado, el coste del MWh oscilaba alrededor de los 80 euros a mediados de enero de 2021, y sin embargo, en los primeros días de agosto, su precio ha superado los 100 euros.

¿Razones?  Se habla de las influencias de los aumentos de los costes del petróleo; gas natural; derechos de emisión de CO2, etc. En fin, siempre bajo la batuta del habitual “establishment”.

Pero en esta ocasión, además, nos llama la atención una especie de fenómeno de “reinventar la gaseosa” a través de las “franjas horarias” en un intento de las grandes eléctricas de mantener sus beneficios.

Nos obligan a poner la lavadora, y otros electrodomésticos a costa de nuestro descanso nocturno y fines de semana; a elaborar comidas y cenas, previamente a las 14.00 y 22.00 horas, con lo cual el sistema familiar de vuelta a casa y hacer frente a las tareas domésticas antes de irnos a la cama, se nos resquebraja, además de salirnos por un pico, y riesgo de alterar aún más la paz familiar.

Por ello, surge la posibilidad de utilizar los Algoritmos, contemplando la descripción precisa de una cantidad de recursos temporales, consistentes en acciones u operaciones temporales procedentes de diversos agentes o situaciones, a fin de demostrar su eficacia relativa en la resolución de un problema. (el alto coste del recibo de la luz).

O lo que viene a ser lo mismo: pasar de lo malo a lo menos malo.

Ello nos obligaría en un principio, a reajustar en cierta medida nuestras costumbres sobre todo en horarios culinarios mediante un ejemplo sencillo, adaptarnos ligeramente a las denominadas trampas-franjas horarias mediante ligeras adaptaciones de tiempo y bolsillo.

Resultaría también saludable para la ingestión de otro tipo de alimentos.

DESAYUNOS:

Aunque no sea el ejemplo más significativo, lo tenemos, como el resto, a caballo entre dos franjas.

No existe gran diferencia en desayunar por ejemplo a las 07.30 a realizarlo a las 08.15, pero, sin embargo, comenzaríamos la mañana mentalizándonos para el resto de la jornada.

COMIDAS:

Cocina ligera de consumo inmediato entre 13.00 y 14.00 horas.

Lavavajillas puede aplazarse su puesta en marcha junto a otros utensilios hasta la hora de acostarnos.

CENAS:

Podríamos iniciar los preparativos a las 22.05, hora muy española, y aprovechar

para dejar avanzado algún plato para el día siguiente.

Dispondríamos aún de capacidad en la máquina lavaplatos.

COLADA Y PLANCHA:

Aquí no disponemos de mucha defensa.

Disponemos de un fin de semana, junto a festivos, para afrontar los mayores consumos de temperatura y tiempos como consecuencia de los programas de lavadora elegidos, en otras ocasiones no recomendables.

Al final se trata de un tema de disciplina doméstica y hasta saludable por la elección de comidas ligeras, considerando que aparte de evitar un mayor gasto en el costo de consumo de energía, beneficioso para al cambio climático, existe otra acepción como es la resistencia y un ahorro por determinar a tenor del poderío de cada bolsillo..

En mi caso, aparte de ligeras molestias al inicio del plan, les aseguro que funciona, sirviendo además como expresión de desacuerdo contra las tiranías mercantilistas de las eléctricas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.