120.000 hogares gallegos en riesgo de pobreza energética

Los consumidores gallegos rechazan la fraudulenta actuación concertada de las eléctricas contra las medidas de reforma del sector

Comunicados de prensa de «foros» y asociaciones empresariales dominados por las compañías líderes del oligopolio energético en España, amenazas nunca vistas de cierre de centrales e instalaciones de generación eléctrica, y reacciones apelando a la «libertad de mercado» para intentar que nada cambie se suceden desde que el pasado martes el consejo de ministros aprobase las medidas de necesaria reforma del sector.

Se trata, como denuncia ADICAE, de toda una ofensiva de presión de quienes dominan el mercado energético en España para mantener el status quo y su posición de privilegio en menoscabo de los derechos de los consumidores y de la sociedad española.

Ante esta situación ADICAE, primera organización que ya en 2014 inició la movilización de los consumidores en la calle y en todas las instituciones bajo el lema “Luz a precio justo”, reitera su respaldo (ver nota de valoración del plan de choque) a unas medidas que, por primera vez, abordan reformas para corregir los efectos de enorme alcance que la evolución del precio de la electricidad comporta para el conjunto de los consumidores.

A juicio de ADICAE el conjunto de medidas aprobadas por el Gobierno son el único camino de solución para el gravísimo problema planteado a millones de ciudadanos-consumidores con el precio de la luz. Manuel Pardos, presidente de la Asociación, ha señalado que “el mismo hecho de que el Gobierno reaccione y aborde medidas tan relevantes como las aprobadas es un gran paso adelante frente a la situación de abuso masivo sobre los consumidores ante un mercado oligopólico como el energético», y ha añadido que “era necesaria una intervención directa sobre la opaca y abusiva configuración de los precios y sobre los beneficios de las eléctricas”

Pese a tratarse de un sector que, por su importancia, lleva décadas siendo objeto de apoyo, subvenciones y ayudas milmillonarias e incluso de una permisividad anómala que les ha permitido aprovechar un mercado opaco y tremendamente lesivo para los consumidores, las «grandes» del sector no han dudado en llevar al limite de la legalidad sus posiciones de semi-coactivas para evitar los cambios urgentes necesarios.

Una linea de presión inaceptable en la que no han dudado además en recurrir a las asociaciones empresariales de las que forman parte, e incluso a la banca de inversión (que lanza mensajes también en contra de la reforma). No en vano bancos como Caixabank, Santander, Kutxabank, JP Morgan, Blackrock, Norges Bank, y un amplio elenco de entidades financieras y fondos de inversión mantienen no sólo grandes intereses en el sector como accionistas de empresas como Iberdrola, Naturgy, Endesa, Repsol y otras, sino que se sientan en muchos de los Consejos de Administración. Como destaca el Presidente de ADICAE, “precisamente el sector energético y el financiero, los más agresivos contra los derechos de los consumidores, se alían contra una reforma imprescindible”.

Y tal y como la banca ha venido haciendo frente a reformas de su sector para la mejora de las “reglas del juego” y de los derechos de los consumidores, el oligopolio energético apela a una inexistente «inseguridad jurídica» para asegurarse precisamente mantener sus privilegios y sus «beneficios caídos del cielo». Sin embargo al mismo tiempo, y en la ofensiva de lobbie oligopólico desplegada, intentan acabar con el mercado de tarifa regulada con practicas abusivas, como ha podido verificar ADICAE, para trasladar a los consumidores acogidos al PVPC al mercado libre, mas caro según atestigua el comparador de la CNMC.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.