Niegan que la muerte de dos cardiólogos españoles tenga relación con las vacunas de Covid-19

La muerte de dos cardiólogos españoles fallecidos este verano carece de relación con las vacunas de Covid-19, a pesar de que un bulo intenta achacar ambas pérdidas a los efectos secundarios de la inmunización contra el coronavirus. Los hospitales donde trabajaban ambos doctores han negado esa relación

Esta verificación ha sido realizada en el marco del proyecto #VacúnaTE que Maldita.es y la agencia de noticias Servimedia desarrollan contra la desinformación sobre las vacunas de la Covid-19 con el apoyo de Google News Initiative.

Por las redes sociales se está difundiendo un mensaje que asegura que “dos cardiólogos españoles”, Rafael Borras y Félix Pérez Villa, fueron de los primeros en inocularse la vacuna y han fallecido de un paro cardíaco. “¿Por qué nadie lo cuenta? Están probando su propia medicina”, señala otro mensaje que se ha difundido por Telegram. Sin embargo, es una desinformación sin pruebas.

El fallecimiento de ambos profesionales no está relacionado con la vacunación contra la Covid-19, según aseguraron para esta verificación los respectivos hospitales en los que trabajaban.

Rafael Borrás, jefe del Servicio de Urgencias del Complejo Asistencial Universitario de Salamanca, murió el 7 de agosto. Fue el primer sanitario de Salamanca en vacunarse el 15 de enero contra la Covid-19. Entonces, compartió  su ilusión por recibir la vacuna, ya que consideraba que es “la herramienta más eficaz en un futuro para detener esta pandemia”.

Sin embargo, no hay pruebas de que la muerte del sanitario esté relacionada con la vacunación contra el coronavirus. Su hospital explicó a Maldita.es que Rafael Borrás murió por un ataque al corazón y no por la vacuna. Además, señaló que entre la vacunación el pasado mes de enero y el fallecimiento en agosto ha pasado bastante tiempo y el sanitario no mostró en ningún momento síntomas de efectos secundarios a raíz de la inoculación.

Por su parte, Félix Pérez Villa, director Médico del programa de Trasplante Cardiaco del Hospital Clínic de Barcelona, falleció en julio pero tampoco hay pruebas de que el desenlace tuviera relación con la vacunación contra la Covid-19. Todo lo contrario.

Fuentes del Hospital Clínic de Barcelona aseguraron para esta verificación que el cardiólogo falleció por una enfermedad preexistente que padecía y subrayan que su pérdida no tiene nada que ver con la vacunación contra la Covid-19 ni con esta enfermedad.

(SERVIMEDIA)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.