No existieron los encapuchados y fueron lesiones consentidas reconoce el denunciante ante la policía

El joven de 20 años que denunció haber sido agredido el pasado domingo en el barrio madrileño de Malasaña por ocho encapuchados ha reconocido que las heridas fueron consentidas mientras mantenía relaciones con otra persona

El joven denunció que ocho encapuchados le grabaron con un cuchillo en el glúteo la palabra «maricón», pero ni las imágenes grabadas por las numerosas cámaras instaladas en la zona captaron imágenes de ese grupo ni se ha localizado a testigos de la agresión. Este miércoles, los investigadores han acudido a su domicilio para trasladarle a Comisaría y para una nueva declaración ante las dudas que suscitaba su primera versión y el joven ha reconocido que las heridas fueron consentidas mientras mantenía relaciones sexuales con otra persona.

Fuentes del Ministerio del Interior han querido poner en valor la labor de la Policía Nacional y han aclarado que esta declaración se produce sin perjuicio del desarrollo de las investigaciones y del procedimiento judicial.

Cuando ocurrieron los hechos, el joven no avisó a los servicios de emergencia, sino que se desplazó por sus medios a un centro sanitario y varias horas después acudió a la Comisaría de Centro a denunciar los hechos.

Gracias a los nuevos datos aportados, la Policía Nacional citará para declarar a la persona con la que mantuvo las relaciones sexuales con el objetivo de corroborar esta versión, han precisado a Efe fuentes de la investigación.

En las cámaras de seguridad del barrio de Malasaña, además de las del Metro de Tribunal, las autoridades no habían visto rastro alguno de un grupo tan numeroso de personas con esas vestimentas de invierno. Los agentes habían interrogado estos dos días a comerciantes y vecinos de la zona que tampoco escucharon nada.

La investigación la ha llevado la Policía Judicial de comisaría Centro y la Brigada Provincial de Información, concretamente el equipo de delitos de odio. En total, una treintena de agentes, que no tienen fichada ninguna banda ‘manada’ en Madrid dedicada a ‘cazar’ o dar palizas a miembros de la comunidad LGTBI, recalcan las mismas fuentes.

La supuesta agresión ha vuelto a abrir el debate sobre los delitos contra el colectivo LGTBIQ y su aumento en los últimos años, con motivo de lo ocurrido se convocaron para el día de hoy concentraciones en ciudades como Salamanca y Madrid. A pesar de que este sea un caso falso, desde Movimiento Marika Madrid ha anunciado que mantiene la concentración convocada para este miércoles a las 21 horas en la Puerta del Sol contra las agresiones a las personas LGTBi ante las agresiones homófobas de los últimos días

En una cadena de mensajes publicados en la red social Twitter, el movimiento ha subrayado que no entrará «en valoraciones» sobre el cambio de versión del joven que aseguró haber sito atacado el pasado domingo por ocho encapuchados en Malasaña, que asegura ahora que las agresiones «fueron consentidas». «¿Sabéis por qué? Porque también estos últimos días ha habido agresiones en Toledo, en Melilla, en Castellón y en Vitoria», han señalado en su mensaje, en el que han recordado igualmente que también se registró otra «agresión lesbófoba en Lleida» y que a Samuel, el joven atacado en A Coruña, «lo mataron por ser maricón».

Fuente: rtve.es

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.