ATME. ¡No podemos perder de nuevo el tren de las retribuciones!

La Asociación de Tropa y Marinería Española «ATME», una vez más, vuelve a ser convocante de una reclamación en materia retributiva y laboral. A la concentración del año 2018 y a la manifestación de 2020, la primera manifestación de militares en defensa de sus derechos en la historia de España, se une la convocada para el 16 de octubre del presente año, conjuntamente con ASFASPRO y AUME.

Paralelamente a la convocatoria, las asociaciones convocantes procedieron a solicitar reuniones con los diferentes portavoces de los grupos parlamentarios en la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados, con objeto de explicar las propuestas planteadas para los próximos Presupuestos Generales del Estado (PGE) y solicitar su apoyo. Lamentablemente, a fecha de la presente nota de prensa, solo se han podido mantener las citadas reuniones con los representantes del Partido Popular, Unidas Podemos, y Ciudadanos; en el mes de noviembre, el PSOE, ha mostrado su disponibilidad para reunirse con las asociaciones convocantes, a lo mejor para ver anteriormente el impacto de la movilización. Por otra parte, el portavoz de VOX, no ha respondido a la llamada.

Actualmente, dentro del ámbito del Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas (COPERFAS), se está desarrollando la Comisión de Trabajo sobre Retribuciones, donde se está planteando por parte de las asociaciones un incremento de las retribuciones y una modificación de los actuales complementos. Lamentablemente, si sigue la tónica de anteriores comisiones de trabajo, ATME se teme que no supondrá ninguna solución para las paupérrimas retribuciones del personal militar, los servidores públicos peor retribuidos, especialmente la tropa y marinería.

La finalización de esta Comisión, en el primer trimestre de 2.022, supondrá el cierre por parte del Ministerio de Defensa y del Gobierno de cualquier posible modificación posterior al reglamento de retribuciones del personal militar.

Materias como el Complemento de Dedicación Especial (CDE), donde nuestra escala se siente claramente perjudicada en su distribución, la disponibilidad permanente para el servicio, los servicios y el incremento de horarios, sin ninguna compensación económica, son elementos que repercuten muy negativamente en las condiciones salariales que padece el militar y su familia, la cual necesita ser tratada dignamente en esta materia.

El militar, es necesario reiterar, se juega mucho en esta manifestación, que supondrá el colofón a una serie de medidas asociativas emprendidas desde hace unos años.

No podemos volver a perder el tren de la actualización de las retribuciones, hipotecando el futuro de nuestras familias a unos paupérrimos sueldos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.